viernes 14 de junio de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Justicia

El juicio por jurados de Entre Ríos es tomado como ejemplo a imitar en Brasil

Juristas brasileños publicaron un artículo de doctrina en uno de los sitios jurídicos más importantes de Brasil.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Tres prestigiosos juristas brasileños publicaron un artículo de doctrina en uno de los sitios jurídicos más importantes de Brasil. El trabajo se titula “Audiencia de resolución sobre la prueba: acordo probatório e boa-fé no rito do júri”.

Lo llamativo del caso es cómo han tomado de ejemplo a la ley de jurados de Entre Ríos, que es por lejos una de las más adelantadas del país, para perfeccionar dos ítems claves del juicio por jurados brasileño: las instrucciones y las audiencias preparatorias de la prueba.

“Siempre hemos destacado en estas páginas que la exitosa experiencia del jurado clásico en Argentina estaba inspirando no sólo al resto de las provincias, sino a nuestros países hermanos de Latinoamérica”, publicó el portal juicioporjurados.org (*).

Brasil tiene jurado popular desde hace 200 años para juzgar los homicidios dolosos, pero está muy distorsionado por un sistema procesal fuertemente escriturario e inquisitivo.

Por eso, en el jurado de Brasil no hay instrucciones al jurado y la admisibilidad o no de las pruebas se discute en el mismo juicio. Esto ocasiona tediosas demoras, frustración de debates y, sobre todo por la ausencia de instrucciones legales al jurado, incomprensión de los veredictos.

Que un país como Brasil, cuyo Esboço de Freitas fue el modelo que inspiró a Vélez Sarsfield para nuestro Código Civil de 1871, mire ahora a nuestras leyes de jurados como fuente genuina de cambio es algo que debe enorgullecer a los entrerrianos y al país.

Algunos pasajes destacados del artículo (traducidos al español):

Una de las formas de superar esta desarmonía sistémica es, además de establecer un plazo más dilatado para eventuales incorporaciones antecedentes al juicio [5], la estructuración de una etapa preparatoria real, en la que las partes y el juez, en una audiencia específica, discutan la admisión de la prueba, realizando la divulgación probatoria. Para ello, basta con mirar al modelo ya vigente en el sistema argentino.

La legislación que trata del Juicio Por Jurados de Entre Ríos (Ley 10.746), establece en sus principios generales que el jurado debe deliberar sobre la prueba para determinar la culpabilidad o inocencia del acusado en relación a los hechos y al delito que se le imputa. Sin embargo, la misma norma predica que para "que el jurado pueda desempeñar y llevar a cabo esta función, sus miembros deben ser obligatoriamente instruidos sobre el derecho sustantivo aplicable por el magistrado que preside el proceso, acerca del delito principal y de los delitos menores incluidos en él" [6].

Considerando que la decisión del jurado en el modelo argentino también es inmotivada, soberana e independiente, las instrucciones se convierten en el gran parámetro para la interposición de recurso eventual, siendo el juicio susceptible de revisión especialmente cuando el juez no se vale de un lenguaje claro que permita al público en general y al propio acusado comprender "el significado y los fundamentos del veredicto que el jurado tiene que pronunciar en base a estas indicaciones" [7].

Entre Ríos y su pueblo

"Con excepción de las llamadas instrucciones obligatorias [8], todas las demás son elaboradas artesanalmente para cada caso concreto, adaptándose a lo que se estableció en la llamada audiencia preparatoria (Audiencia de Resolución sobre la Prueba), momento en el que el juez decide sobre la admisibilidad de las pruebas presentadas e incentiva a las partes a llegar a acuerdos probatorios [9].

Los acuerdos probatorios pueden ser un importante instrumento para mejorar el sistema de juicio por jurados brasileño, ganando mayor transparencia en cuanto a la materia que (realmente) será objeto de prueba, superando la cansada interrogación (especialmente cuando estamos frente a un caso con un elevado número de acusados, víctimas y crímenes) y mejorando la cognición de los jurados sobre las hipótesis presentadas por las partes. Es una herramienta relevante para todos aquellos que buscan una tutela más adecuada, efectiva y oportuna.

De manera diferente, como ya denunciamos anteriormente, el modelo brasileño, en la forma de la regla del artículo 479 del CPP, fomenta la sorpresa, deconstruye las fases probatorias, frustra el contradictorio, articula futuras nulidades y, sobre todo, favorece la mala fe cuando se presentan numerosos documentos articulados de forma desordenada por la parte que produjo la prueba. Todo lo contrario a lo que se espera de un proceso democrático que debe estructurar, sobre todo, el efectivo contradictorio y el mejor conocimiento (posible) de los jurados sobre las tesis y la hipótesis fáctica. ¿Por qué no cambiar?".

(*) http://www.juicioporjurados.org/2023/05/el-juicio-por-jurados-de-entre-rios-es.html?m=1

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar