martes 28 de mayo de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Análsis

El Dengue avanza: ¿cómo se puede detener?

Analizamos en INFOMED una publicación de Nature (1), donde repasan las nuevas vacunas disponibles y antivirales en desarrollo para frenar la propagación.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

PUNTOS CLAVE

  • Las medidas estándar para controlar los mosquitos transmisores del dengue, como el uso de insecticidas, han tenido resultados limitados.

  • Se está viendo la aparición del dengue en áreas donde nunca lo habíamos visto antes.

  • El dengue puede provocar fiebre, dolor de huesos e incluso, la muerte.

  • Hasta ahora, existen 2 vacunas contra el dengue han recibido aprobación: Dengvaxia y QDenga, una tercera vacuna esta siendo probada (TV003).

  • La vacuna QDenga del laboratorio japonés Takeda esta indicada para personas de más de 4 años hayan tenido o no una infección previa.

  • La vacuna perfecta contra el dengue tendría una eficacia del 90% en todos los serotipos diferentes, y debería tener el mismo nivel de eficacia para las personas que han tenido una infección previa de dengue y las que no. Aún no hemos llegado a ese punto.

  • Además, hay datos prometedores de una pastilla preventiva: JNJ-1802.

    Una enfermedad que no para de crecer

    Este año, hasta octubre se notificaron más de 4.2 millones de casos de esta enfermedad, en comparación con medio millón de casos en el año 2000.

    La enfermedad, que alguna vez estuvo confinada a los trópicos, está extendiéndose a nuevas ubicaciones en todo el mundo, incluido el sur de Europa.

    No existe un tratamiento específico para el dengue, que también se conoce como «fiebre rompehuesos» y puede provocar fiebre, dolor de huesos e incluso la muerte.

    Las vacunas disponibles tienen limitaciones importantes, y controlar los mosquitos que transmiten la enfermedad es un desafío. Se necesitan todas las herramientas disponibles para combatir su propagación.

    Estamos viendo la aparición del dengue en áreas donde nunca lo habíamos visto antes.

    Un virus de muchas caras

    Un desafío clave para el desarrollo de vacunas es que el dengue es causado por 4 subtipos o serotipos virales distintos: DENV-1, DENV-2, DENV-3 y DENV-4.

    La vacuna perfecta contra el dengue tendría una eficacia del 90% en todos los serotipos diferentes, y debería tener el mismo nivel de eficacia para las personas que han tenido una infección previa de dengue y las que no. Aún no hemos llegado a ese punto.

    Hasta ahora, 2 vacunas contra el dengue han recibido aprobación:

  • Dengvaxia, una vacuna fabricada por Sanofi en París, tiene una tasa de eficacia general del 60% contra el dengue sintomático, pero solo se recomienda para personas que han tenido dengue anteriormente. Esto se debe a que en aquellos que nunca han sido infectados, la vacuna puede aumentar el riesgo de enfermedad grave después de la infección, a través de un mecanismo llamado «amplificación dependiente de anticuerpos».

  • QDenga, una vacuna fabricada por Takeda en Osaka, Japón, es segura para las personas, independientemente de si han estado infectadas previamente, y tiene una tasa de eficacia general del 73% contra Dengue sintomático. En contra, tiene que mostró una menor eficacia contra el DENV-3, y los resultados para el DENV-4 no fueron concluyentes.

    Una tercera vacuna, TV003, ha sido desarrollada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos en Bethesda, Maryland. Está siendo probado por el Instituto Butantan en São Paulo, Brasil, en un ensayo con más de 16.000 participantes. Según los datos presentados, para los participantes que habían sido seguidos durante 2 a 5 años, la eficacia general de TV003 contra el dengue sintomático fue del 80%.

    También demostró ser extremadamente segura, especialmente considerando que casi la mitad de la población del estudio nunca antes había tenido dengue. Acá también carecen de datos para algunos serotipos, porque DENV-3 y DENV-4 no circularon ampliamente durante el período del estudio.

    Las vacunas podrían ser útiles para las personas que viven en países donde el virus es endémico y también para las personas que viajan a esas zonas.

    Una pastilla preventiva

    La compañía farmacéutica Janssen en Beerse, Bélgica, compartió datos prometedores sobre un antiviral llamado JNJ-1802. Este tiene como objetivo prevenir el dengue y se toma en forma de comprimidos.

    Los datos provienen de un ensayo de “desafío humano”, en el que se expone deliberadamente a voluntarios a un patógeno en un entorno controlado.

    Los investigadores administraron a los participantes sanos dosis diarias del fármaco antiviral o de un placebo durante 26 días. En el quinto día de tratamiento, a los participantes se les inyectó el virus del dengue.

  • 6 de los 10 participantes que recibieron una dosis alta del medicamento, no tenían virus detectable en la sangre durante todo el estudio, mientras que todos los que recibieron placebo tenían niveles detectables de virus 5 días después de recibir la inyección del dengue.

  • La mayoría de los participantes que recibieron dosis bajas o medias de JNJ-1802 tuvieron niveles de virus detectables en algún momento, por un día o más después que el grupo de placebo.

    En contra de una pastilla preventiva podría ser que, quizás no sea factible administrar una pastilla diaria a poblaciones enteras, en zonas donde la enfermedad es endémica.

    Esta estrategia también podría resultar demasiado costosa para muchos países.

    Además, la mayoría de los casos de dengue son asintomáticos, lo que significa que muchas personas estarían tomando medicamentos para prevenir una enfermedad que probablemente no les provocaría ningún malestar.

    El medicamento podría ser útil para las personas que viajan a áreas donde prevalece el dengue.

    Apuntando a los portadores virales, los mosquitos

    Las medidas estándar para controlar los mosquitos transmisores del dengue, como el uso de insecticidas, han tenido resultados limitados.

    El portador del dengue, el Aedes aegypti, es un mosquito increíblemente difícil de eliminar.

    Una de esas estrategias está siendo probada por el Programa Mundial de Mosquitos. La organización libera mosquitos infectados con Wolbachia, una bacteria que compite con virus como el dengue y el Zika, haciendo que a estos insectos menos propensos a transmitir estas enfermedades.

    Según los datos presentados, el despliegue de mosquitos modificados en toda la ciudad de Colombia redujo la incidencia del dengue entre un 94% y un 97% en áreas donde estos insectos estaban bien establecidos.

  • Referencias

    (1). https://www.nature.com/articles/d41586-023-03453-0?utm_source=Live+Audience&utm_campaign=3bae0c617e-briefing-dy-20231108&utm_medium=email&utm_term=0_b27a691814-3bae0c617e-50693256

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar