lunes 26 de febrero de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Causa Céparo: un expolicía denunció intimidaciones antes de declarar

Había recibido llamados en su domicilio, diciendo que lo iban a "ultimar". Se trata de un subjefe de la Policía retirado en 1983

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Continúan las audiencias en el marco del juicio oral y público contra Atilio Céparo, acusado del secuestro y las vejaciones que sufrió un mujer en septiembre de 1976. Este miércoles declaró Jacinto José Escobar, quien se retiró como subjefe de la Policía de Entre Ríos en 1983 previo paso por algunas dependencias en Paraná, y reveló que antes de su primera declaración había recibido amenazas telefónicas en su domicilio de Gualeguaychú. "La llamada fue mucho antes de que yo declarara en el Tribunal. Desconocía la situación de Céparo y mucho menos que me iban a llamar", reveló.

En ese sentido, le dijo al tribunal compuesto por Lilia Carnero, Roberto López Arango y Noemí Berros que luego de ese hecho hizo la denuncia ante la justicia provincial, que será remitida al cuerpo por pedido del fiscal José Ignacio Candiotti. Escobar es el segundo testigo que informa intimidaciones, ya que el lunes otro testigo oriundo de La Paz -ciudad en la cual Céparo vivía antes de ser detenido- se expresó en el mismo sentido, aunque en ese caso dijo que no atendió las llamadas, que reconoció por la característica.

"Cuando yo lo conocí era un oficial joven, respetuoso y disciplinado. Es lo único que puedo decir", expresó el expolicía que actualmente reside en Gualeguaychú, antes de revelar las amenazas que sufrió en su propia casa. Un dato llamativo es que el exsubjefe hizo saber que es familiar de una desaparecida, Lucía Perriere, quien era hija de su prima hermana.

En la audiencia de este miércoles también declaró una de las seis hijas de Céparo, Francia, quien aseguró que nunca quiso intimidar a nadie, tras conocerse que había tomado contacto con uno de los testigos.

Cabe señalar que las hijas del imputado, que no estuvo presente este miércoles por razones de salud, concurren a todas las audiencias a acompañarlo. Céparo es suegro del vocal del Superior Tribunal de Justicia -STJ- Emilio Castrillón, y hasta al momento de su detención se desempeñaba como chofer de ese cuerpo. En 1981 fue exonerado de las fuerzas de seguridad, culpable de exacciones -coimas- ilegales. Cabe señalar que la querella está representada por los abogados Sofía Uranga y Marcelo Boeykens, de la agrupación H.I.J.O.S. Regional Paraná, mientras que el defensor de Céparo es José Ostolaza. Las audiencias se extenderán hasta la próxima semana, y se prevé que ante el Tribunal Oral Federal de Paraná declaren 26 testigos.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar