jueves 20 de junio de 2024
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

Así escracharon el local de Vanucci tras las polémicas fotos

Las fotos que salieron a la luz el pasado viernes generaron todo tipo de reacciones. Vecinos y proteccionistas realizaron una manifestación

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

“La caza es una realidad terrible, no sólo en África, también en nuestro país, sobre el zoológico de Luján, por ejemplo, pesa la sospecha de que la cría y reproducción de grandes felinos está relacionada con esta actividad cobarde y repudiable llamada la caza enlatada”, dijo a Malala Fontán, de Sin Zoo, una de las activistas que encabezó el escrache.

Para la “caza enlatada” se crían en cautiverio animales que luego se sueltan “drogados” en un predio cerrado para garantizar que el cazador obtendrá su trofeo, que es la cabeza del ejemplar muerto y tiene un precio, explico Fontán.

La activista recordó también que la empresa Sky Hunting, que organiza el safari del que participaron Vanucci y Garfunkel, pone precio a los animales muertos según la especie: “Matar un elefante cuesta 40.000 dólares, asesinar un león, 8.500, un rinoceronte 12.000. Si pagás ese dinero, te garantizan que te llevás la cabeza del animal”, agregó.

De la protesta también participaron miembros del colectivo artístico Voicot y de la organización Cascote un Perro Macanudo, además de vecinos que se acercaron luego de conocer ayer la convocatoria a través de las redes sociales.

La vidriera del local, ubicado sobre la avenida Alvear del barrio porteño de Recoleta, estaba cubierta de carteles con consignas como: “Caza es asesinato, Vanucci y Garfunkel asesinos”, “Liberación animal”, “Ni uno menos – no a la caza”.

“Estamos haciendo un escrache pacífico, pegamos los carteles para que queden como testigos durante el fin de semana y convocamos a la gente para que se acerque durante la semana a los locales de BGH -una de las empresas de Garfunkel – para repartir folletos a los que entran y salen”, anunció Fontán.

Y agregó: “Garfunkel tiene una causa por tráfico de obras de arte, por desfalco y tiene problemas con empleados echados de sus empresas sin indemnización. Donde hay maltrato animal, hay maltrato de seres humanos”.

Matías, integrante de Voicot, “un movimiento artístico por la liberación de los animales”, comentó a Télam: “Repudiamos lo que vimos ayer, las fotos de esa gente con caras sonrientes generan mucho dolor, es hora de que le demos a los animales los derechos que deben tener como seres que sienten”.

“En un momento en el que se discute la existencia de los zoológicos, esto es un retroceso, por eso me sumé, para apoyar desde mi lugar”, dijo a Télam Karina, quien no pertenece a ninguna de la agrupaciones presentes.

escrache-vanucci

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar