Es astro argentino, quien también juega para el FC Barcelona, arribó al aeropuerto sin que ningún hincha fuese a recibirlo ni hubiera un gran despliegue de prensa.

Messi evadió las cámaras y los micrófonos, y se subió directamente a la camioneta que lo esperaba a las afueras de la terminal.

Embed

RT

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate