La ciudad de Diamante vive momentos de incertidumbre, a la espera de que se produzca el deslizamiento de la barranca, en la zona del Cristo Pescador. En este contexto, están expectantes por la forma en que finalmente caerá, lo cual podría generar consecuencias.

En este sentido, el intendente Lénico Aranda destacó el análisis pormenorizado que realizan de la situación y aclaró: "Todo depende de la evolución. Tenemos la esperanza de que sea una caída con deslizamiento en forma de banana, lo que generalmente puede llegar a suceder".

No obstante, anticipó: "Si sucede una caída brusca, puede haber un pequeño sismo en la barranca. Ahí sí se verían comprometidas más familias". Al respecto, reconoció que "pueden verse comprometidos más vecinos si siguen las fisuras".

De todos modos, Aranda aclaró que hay cuestiones imprevisibles. "No podemos dar con certeza porque todavía no se ha producido el hecho", indicó, en diálogo con el Nueve.

Por otro lado, el jefe comunal destacó el trabajo que lleva a cabo Defensa Civil. Valoró que ya hay un comité, por lo cual cada uno tiene su tarea asignada, sean dotaciones, evacuados, emergencias y hasta los que se encargan de relevar la evolución de la caída de la barranca.

"Lo que nosotros estamos haciendo desde Defensa Civil es la prevención. El numero de 25 familias se ha extendido porque estamos esperando el deslizamiento de la barranca", aseguró, y recalcó: "Estamos haciendo la prevención para evitar el riesgo de muerte".

Consultado por las familias afectadas y el proceso de evaluación, señaló que "lo que se ha evacuado casi un 100% son los chicos y las mujeres". Todavía "quedan los jefes de familias". "Estamos siguiendo el tema de la barranca minuto a minuto" con especialistas, resaltó.

Comentá y expresate