Hay prendas que, como el vino, mejoran con el paso del tiempo. Es el caso de los bolsos icónicos o la Alta Costura, pero también de prendas más mundanas como pueden ser los shorts vaqueros. De estos últimos precisamente vamos a hablar hoy, ya que si bien supusieron la prenda por excelencia del verano durante la década de los 2010 y hace no tanto se convirtieron en la inesperada pieza también del otoño, esta vez regresan en su versión más básica para dejar claro que pese al acecho de los shorts de punto, las bermudas o los bóxers, no planean irse a ninguna parte.

Así hemos podido verlo durante las últimas semanas durante la Copenhague Fashion Week pero también en Instagram, donde prescriptoras como Camille Charrière, Pernille Teisbaek o Elsa Hosk han lucido la versión más clásica y auténtica de esta prenda. A saber: los shorts vaqueros básicos y cortados –con los bajos deshilachados– que todas guardamos en nuestro armario y que, sí, definitivamente vuelven… Y no sólo para lucirlos a pie de playa.

Un regreso que, sin embargo, deberá verse las caras con el sinfín de opciones que este verano se plantean en materia de shorts, pero que por lo de pronto promete mantenerse fiel a la fórmula que los ha convertido en esa prenda socorrida y atemporal.

De hecho, en esta ocasión, el truco para actualizarlos consiste, en realidad, en no actualizarlos. Es decir, mezclarlos con prendas básicas de tintes masculinos (como camisas oversize o camisetas marinière) y apostar por colores veraniegos como el azul marino, el blanco o el gris, para explotar todo su potencial.

Fuente: Vogue

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Creés que el congelamiento de precios ayudará a controlar la inflación?

Las Más Leídas