Después de muchas idas y vueltas, Sergio Ramos pondrá punto final a su estadía en Real Madrid. El mítico defensor que hizo historia con la camiseta merengue dirá adiós mañana, en una conferencia de prensa anunciada por la institución, que contará con la presencia del presidente Florentino Pérez.

Una lesión lo marginó de las canchas en gran parte de la temporada pasada, que terminó con un Madrid sin éxitos por las eliminaciones en la Copa del Rey y Champions más la frustración en la última jornada de la liga española en la que se consagró el Atlético. Así y todo, Ramos se marcha con la frente en alto y por la puerta grande: en laCasa Blancaobtuvo 22 títulos (incluidas 4 Champions League y 4 Mundiales de Clubes) en las 16 campañas en las que militó tras debutar con la camiseta del Sevilla.

En el último semestre se avizoró el desenlace de una historia que jamás podrá ser olvidada por los fanáticos madridistas. El zaguero central sevillano de 35 años no solamente aportó buenas actuaciones y goles en la cancha sino que fue un referente y líder grupal luciendo la cinta de capitán en los últimos años. En paralelo, trazó un recorrido notable con la selección española, con la que consiguió dos Eurocopas (Austria-Suiza 2008 y Polonia-Ucrania 2012) y la Copa del Mundo en Sudáfrica 2010.

Según los medios españoles, la última propuesta del Madrid para contar con la continuidad de una de sus estrellas fue por un contrato de un año y la reducción de un 10% de su salario, que se acercaba a los 13 millones de euros por temporada. Algunas fuentes deslizaron que el jugador estaba de acuerdo con la rebaja de ese porcentaje de su sueldo pero pretendía rubricar por dos años. No hubo acuerdo y el 30 de junio quedará en libertad de acción.

Comentá y expresate