Eduardo Tonutti, vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas -Apymel- sostuvo que la actual situación de la actividad láctea es "preocupante". En contacto con AHORA, el empresario indicó los motivos de la actual crisis, pero se mostró confiado en la posibilidad de buscarle una salida con un trabajo en conjunto.

"El actual panorama es preocupante. A la sequía de principios de año se le suma la devalución, que ha generado un costo en los insumos que muchas veces los productores no pueden soportar" señaló Tonutti. Y agregó: "Lo bueno de la suba del dólar, asimismo, es que equipara el precio internacional, con lo cual las exportaciones pueden generar una compensación de lo que no se gane en el mercado interno, más con la llegada de la primavera, que es cuando más se produce leche".

De igual modo, y pese al dato positivo, en Entre Ríos "todos los meses cierran uno o dos tambos". Y las explicaciones, según Tonutti, se hallan en la carencia de un trabajo entre todos los eslabones de la cadena: "Productores, industriales, comerciantes, Estado, todos deberíamos trabajar para buscar sentarnos y empujar una solución. Pero eso mismo resulta muy difícil".

El financiamiento es otro de los puntos de conflicto: "Con una tasa del 40% es imposible. Nadie puede acceder a un crédito con esa tasa, es endeudarse y no pagar más. Al menos pequeños y medianos productores e industriales. Hay multinacionales con espalda que pueden absorver de otra manera, porque su flujo de dólares es mucho más grande".

A nivel nacional el Ministerio de Agroindustria conformó, meses atrás, una Mesa Láctea. En ese contexto se presentaron una serie de medidas que podrían paliar el delicado panorama que atraviesan los tamberos: "Alentar las exportaciones, rebajar el IVA al 10.5% y tasas diferenciales para el sector son algunas de las propuestas. El problema es que todo eso lleva tiempo, y el productor siente el rigor del contexto todos los días. Pero vemos buena predisposición".

Comentá y expresate