Un pueblo de Santa Fe realizó una manifestación para que lloviera. Se trata de Oratorio Morante, de 80 habitantes, ubicado en el límite con la provincia de Buenos Aires.

Sus vecinos señalan que es la peor sequía de los últimos 70 años y la crisis es tal que realizaron una procesión para pedirle a su patrono San Vicente Ferrer por la lluvia.

"Los campos están con grietas por la falta de agua. Cuando hay sequía, le pedimos a él -San Vicente Ferrer- que interceda", aseguró una habitante de la zona.

"Todos dependemos del campo. Hace años que no vemos esta sequía. Desaparecieron las vertientes. Es crítica la situación", afirmó otro vecino.

Luego del acto de fe y como si formara parte de un milagro, las precipitaciones llegaron y llevaron alivio a la región.

Embed

Fuente: Cadena 3

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate