Un enfermero del Hospital Materno Infantil San Roque de Paraná fue separado de su cargo luego de que fuera denunciado ante la Justicia por haber escondido un celular para filmar a cerca de 30 empleados en el baño, mientras éstos se cambiaban o hacían sus necesidades.

La investigación está a cargo de la fiscal Ileana Viviani, quien en los próximos días comenzará con las entrevistas a testigos y denunciantes. Asimismo, la funcionaria judicial pedirá que se secuestre el dispositivo móvil con el que se produjeron las filmaciones dentro del nosocomio.

Comentá y expresate