En octubre se frenó el rebote del empleo registrado. Quedó en una variación de 0%, empatado en la comparación con septiembre, luego de cuatro meses de repunte, tras la fuerte caída de marzo, abril y mayo. El que salvó las papas otra vez, y evitó un peor resultado, fue el trabajo monotributista, ya que los asalariados privados volvieron a caer y esta vez no hubo aporte del empleo estatalni de los autónomos.

Los números pertenecen al informe de Situación y evolución del trabajo registrado, publicado por el Ministerio de Trabajo a partir de los datos del SIPA. En ese sentido, cabe destacar que en pandemia el desplome grueso del empleo, y la actual recuperación, los explicó el trabajo no registrado. Es decir, los números que quedan fuera de esta medición y que publica el Indecen forma trimestral.

Aun así, la publicación de Trabajo permite dar cuenta de lo que viene ocurriendo con el empleo de calidad, que continúa cayendo, y con una de las variantes del trabajo precario, que es tal lo dicho el que está motorizando la recuperación posterior a la cuarentena más rígida: el monotributismo.

Así, el rebote del empleo está dejando por ahora una estela de precarización aun mayor: en octubre la cantidad de monotributistas creció 1,1% respecto a septiembre. Siguió perforando su techo y volvió a batir un nuevo récord: nunca hubo tantos monotributistas. La comparación con diciembre del 2015 es apabullante: creció 15%. Y si bien el grueso de esa precarización ocurrió durante la gestión Cambiemos (suba de 12,2%), la pandemia la continuó y contra diciembre del 2019 trepó 2,5% extra.

En total ya hay 1.664.900 monotributistas. Son 42.800 más que en diciembre del año pasado y casi 220.000 más que en diciembre del 2015.

En lo que va de pandemia, el trabajo registrado acumuló una contracción de 1,5%, lo que significó la pérdida de 195.500 puestos. Recortó así una contracción de 2,4 entre marzo y mayo, que había llegado a implicar la baja de 372.400 puestos.

En octubre, los asalariados privados, es decir el empleo "de calidad", cayeron nuevamente, luego de una mejora parcial en septiembre. Se perdieron, sin tener en cuenta la estacionalidad, 4.300 puestos. Y esta vez el empleo estatal no acompaño, con una pérdida, también desestacionalizada, de 2.700 puestos. Los autónomos, que también venían traccionando el rebote, cayeron 2% en el mes.

El informe de Trabajo señaló: "En relación a la situación sectorial, en octubre, las variaciones mensuales sin estacionalidad fueron heterogéneas. Se verificaron aumentos en Construcción(1,6%), Industrias manufactureras (0,3%), Suministro de electricidad, gas y agua (0,3%), Servicios sociales y de salud (0,1%) y Actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler(0,1%). En el caso de Servicios sociales y de salud, la industria y las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler se trata del quinto mes consecutivo con variaciones positivas. Los dos últimos sectores lograron recuperar los niveles de empleo previos a la pandemia. Mientras que el sector de la construcción es el tercer mes consecutivo con variación positiva".

Y agregó: "Por el contrario, el empleo cayó en Hoteles y restaurantes (2,2%), Explotación de minas y canteras (1,0%), Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (1,0%), Transporte, almacenamiento y comunicaciones (0,5%), Enseñanza(0,5%). En particular, los sectores Hoteles y restaurantes, Enseñanza y Transporte y comunicaciones continúan mostrando un proceso de destrucción de empleo desde el inicio de la pandemia".

Fuente: Bae Negocios

Comentá y expresate