Polina, una adolescente, festejaba su cumpleaños en la aldea de Komyshuvakha, en la región de Zaporizhia Oblast, en el sur de Ucrania, cuando su amiga la invitó a posar para una foto con un rifle. El arma se disparó de manera accidental y de inmediato tuvo que ser hospitalizada de urgencia después de que la mitad de su rostro se viera con graves daños por la bala.

Durante la fiesta, su amiga Veronika, de 16 años, llevó el rifle de caza de su padre y se le ocurrió que posaran juntas para una selfie.Pusieron el rifle con el cañón apuntando hacia ellas y cuando estaban a punto de tomar una foto, el arma se accionó.

Según publicó Infobae, los primeros informes médicos indican que la bala golpeó a Polina cerca de la nariz y le aplastó los huesos de la cara, por lo que fue trasladada de urgencia y en estado crítico al hospital.Allí tuvo que ser sometida a una cirugía de siete horas. "La víctima fue ingresada en el centro en estado grave", informó Valery Tsaryov, jefe del Departamento de Cuidados Intensivos del Hospital de Niños de Zaporizhia.

La madre de Polina, Antonina Gordik, declaró: "Estaba aterrorizada cuando vi a mi propia hija. Le faltaba la mitad de la cara", agregó. "Prácticamente no tiene nariz, la bala se la aplastó por completo. Los médicos tuvieron que extirparle el ojo izquierdo, ya que estaba muy dañado para salvarlo".

"Ella está consciente, pero no puede hablar. Solo puede comunicarse asintiendo o sacudiendo la cabeza… Cuando le pregunté si fue un accidente, Polina asintió afirmativamente".

Sin embargo, debido al accidente, la Policía inició una investigación contra Veronika y sus padres, publicó Rosario 3.

Comentá y expresate