Un escenario de mayor incertidumbre e inestabilidad tanto externa como local reactivó la demanda de divisas por cobertura e impulsó al precio del dólar, que saltó 20 centavos este miércoles a $ 28,23.

Se dio en sintonía con el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), donde se instaló con más fuerza el apetito por la divisa y empujó al dólar a su máximo en casi tres semanas: $ 27,65, 25 centavos y medio por encima del cierre del martes, con un volumen que aumentó hasta los u$s 628,9 millones.

En la plaza, los precios sufrieron la insuficiencia de la oferta -pese a la subasta de u$s 50 millones, con un valor promedio de $ 27,51, siendo el precio mínimo adjudicado de $ 27,50- y escalaron posiciones sin freno, terminando casi en el nivel más elevado del día, pese a que el Banco Central mantuviera el martes su tasa de referencia - ahora es la Leliq (Letras de Liquidez)- en el 40% anual.

Los mínimos se anotaron en los $ 27,45, cinco centavos y medio arriba del cierre previo. Los pedidos de compra formalizados en el sector donde operan los grandes jugadores impactaron en la cotización del dólar que fue escalando posiciones con escasos momentos de suaves repliegues que no torcieron la tendencia compradora. Sobre el final de la sesión se hizo algo más intensa la demanda y los precios alcanzaron máximos en los $ 27,67, un rango discretamente más alto que el registrado en el cierre de las operaciones de hoy.

El inesperado salto de la cotización del dólar se produjo en un escenario de incertidumbre e inestabilidad externa e interna y lo llevó a un nivel que no se repetía desde el 23 de julio pasado. La dolarización de portafolios de inversión parece ser la repentina respuesta de ahorristas e inversores a un cuadro de situación que no ofrece garantías de estabilidad en otros segmentos del mercado financiero.

Por último, según Ámbito, las reservas del Banco Central cayeron este martes u$s 36 millones hasta los u$s 57.653 millones.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate