Los últimos datos de patentamientos de autos muestran una baja de 46%, a tres días de terminar el mes. Es la caída interanual más fuerte desde la crisis de 2002. Como atenuante, hay que destacar que la comparación se realiza con un período muy bueno del año pasado. Lo mismo sucederá de aquí hasta abril próximo, ya que el primer cuatrimestre de 2018 fue récord. Pero más allá de las excusas, el momento actual del sector automotor es delicado.

Pese a descuentos de entre 20% y 30% en algunos modelos, la demanda no reacciona. Hay varias explicaciones. Una es la pérdida del poder adquisitivo de los salarios que, según un estudio elaborado por el economista Santiago Manoukian, en lo que va del año tuvieron un retroceso de 25% en relación a los 0 km. Esto se debe a que los aumentos cerrados en paritarias fueron de alrededor de 25% contra un incremento de 65% del precio de los autos. Es cierto que varios gremios están logrando una recomposición salarial, pero todavía no se traslada a una mayor demanda.

Otro motivo es la desaparición del crédito, por las elevadas tasas, y la parálisis de los planes de ahorro por la suba de los precios. “Nosotros teníamos más de 40% de nuestra cartera mediante ventas financiadas, pero, desde hace unos meses, desaparecieron. La incertidumbre económica tampoco ayuda, publica Ámbito.

Con este escenario y el pronóstico de un 2019 más duro, al menos en el primer semestre, en las concesionarias ya hay una fuerte reestructuración con despidos en las áreas administrativas y ventas. Sólo se sostiene la plantilla en los talleres por la posventa. Algunas marcas están cerrando puntos de ventas. “Por ahora no hay cierres de concesionarias, pero sí reducción de estructuras”, señaló un operador del sector, según la información de Ámbito.

A diferencia de momentos más calmos, cuando en esta época del año se estilaba comprar el 0 km para patentarlo en enero, para sacarlo como modelo del año siguiente, en las concesionarias casi no aceptan esa operación porque necesitan sumar patentamientos para recibir los premios por objetivos que ponen las fábricas. El que quiere hacer debe pagar el precio pleno, sin bonificación. Esto hará que enero próximo no tenga el pico de registros habitual en otros años.

Comentá y expresate