De acuerdo con los estudios preliminares de la autopsia al cuerpo del joven asesinado a golpes por un grupo de rugbiers a la salida de un local bailable de Villa Gesell, Fernando Báez Sosa falleció por un traumatismo de cráneo, un golpe muy fuerte en la cabeza el cual le provocó un sangrado interno y la muerte inmediata.

Según lo que había comentado fiscal Walter Mercuri, hay entre tres o cuatro jóvenes que fueron identificados como los que golpearon en la cabeza a la víctima, los cuales podrían exponerse a una pena de prisión perpetua. "A algunos les imputo la coautoria, que son los que golpearon en la cabeza a Fernando, que se ven en todos los videos. Esos serían coautores. Uno de ellos es el que le aplica la patada que, según la autopsia, es la patada mortal. Después hay partícipes, porque el resto estuvo acompañándolo y también participaron de la pelea pero con los amigos de Fernando", comentó.

Decenas de familiares y amigos de Báez Sosa participaron durante el mediodía de la inhumación de sus restos en el cementerio de la Chacarita.

En medio de un clima de profundo dolor, los padres del chico estuvieron acompañados desde la mañana por la novia de Fernando y decenas de familiares y amigos que concurrieron a la sala de la Avenida La Plata al 900, en el barrio de Caballito, donde se desarrollaba el velatorio.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate