¿Qué es el sedentarismo?

El término sedentarismo viene del latín «sedere», que es la acción de tomar asiento.

Se usó para describir la transición de la sociedad nómada, con recolectores y cazadores, hacia aquella forma de vida en que el hombre se estableció, o se asentó, en un lugar para desarrollar la agricultura o la cría de ganado.

Las formas de vida nómada tenían un gasto mayor de energía para satisfacer las necesidades individuales y del grupo, que las formas de vida venideras, las sedentarias: en estas, el gasto energético era mayor en las clases bajas, hasta la época de la industrialización, en que el gasto energético se equilibró un poco más entre las clases sociales.

Este cambio trajo aparejado una incidencia cada vez mayor de sobrepeso y obesidad, así como un mayor consumo de alimentos con cada vez más procesos de elaboración.

El concepto de que la actividad física es saludable, data desde hace más de 3000 años, en el libro del éxodo, de la biblia.

Recién en los últimos 60 años se acumuló evidencia científica del efecto protector del ejercicio contra la muerte prematura y la enfermedad cardiovascular mayor. También previene varios tipos de cáncer, la obesidad e incluso el deterioro cognitivo.

El término sedentario hoy se aplica a los individuos que no realizan una actividad física regular, definida como menos de 30 minutos por día de ejercicio regular, menos de 3 días a la semana. Esto se acompaña de un estilo de vida y perfil de consumo en particular.

Según la OMS, el 27.5% de los adultos y el 81% de los adolescentes, no cumple con las metas de actividad física, que son 150 minutos semanales de una actividad aeróbica leve o moderada, o 75 minutos de una actividad física intensa, con 2 días en los que se hagan ejercicios de fortalecimiento.

La inactividad física, según la OMS, es el cuarto factor de riesgo más importante para morir, y provoca el 6% de las muertes globales.

Qué sabemos hasta ahora de las horas sentado

Sabemos por otras investigaciones llevadas adelante en países de ingresos altos que, a mayor tiempo sentado, mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte. No tenemos datos de esta asociación en países de medianos y bajos ingresos. Para aclarar esto, un grupo de investigadores de varios países, incluido Argentina, evaluó una cohorte de más de 105 mil participantes de 21 naciones, a partir del estudio PURE (Prospective Urban Rural Epidemiology Study) (2).

PURE es un gran estudio epidemiológico, que incluyó a más de 140 mil individuos reclutados desde el año 2002, de países de distintos niveles de ingresos, en el que registraron datos de enfermedades no comunicables (obesidad, diabetes, enfermedad cardiovascular), estilos de vida (actividad física y dieta), datos antropométricos, electrocardiograma y muestras de sangre para estudios de bioquímica y genéticos.

En este buscaron evaluar la influencia de la sociedad en los estilos de vida, factores de riesgo cardiovasculares y la incidencia de las enfermedades no comunicables.

El nuevo estudio

Utilizaron una población de 105.677 participantes de 35 a 70 años, reclutados desde el primero de enero del 2003, y que fueron seguidos hasta el 31 de agosto del 2021, por más de 18 años, en países de altos, medianos y bajos ingresos.

De 105.677 participantes, el 58.6% eran mujeres. La edad media fue 50.4 años. El seguimiento medio fue de 11.1 años.

Midieron las horas del día sentados, usando el International Physical Activity Questionaire (3). Este es un cuestionario canadiense que se usa para medir la intensidad de la actividad física y las horas del día que las personas pasan sentadas en su vida diaria. Permite estimar la actividad física semanal total en MET – minutos/semana sentados.

Relacionaron esto con el resultado principal analizado, un endpoint compuesto de mortalidad por todas las causas y enfermedad cardiovascular mayor.

¿Qué encontraron en este estudio?

Se evaluaron 105.677 participantes. Hubo 6233 muertes, y 5696 eventos cardiovasculares mayores: 2349 infartos de miocardio, 2966 accidentes cerebrovasculares, 671 insuficiencias cardíacas, 1792 muertes cardiovasculares.

Comparado con el grupo de referencia (el más activo, con menos de 4 horas por día sentado), estar sentado 8 o más horas por día se asoció con un aumento del riesgo del resultado compuesto de:

• Morir o sufrir un evento cardiovascular mayor del 19% (razón de riesgo 1.19)

• Morir de cualquier causa, del 20% (razón de riesgo 1.20)

Esto quiere decir que estar sentado al menos 8 horas por día, algo muy frecuente en muchos trabajadores e individuos en general, se asocia con un aumento promedio del riesgo de un 20%, comparado con la población más activa, de morir o de sufrir un evento cardiovascular mayor.

Al dividir a los individuos según los ingresos de su país, esta asociación fue más fuerte en los países de bajos y medianos ingresos, comparado con los de altos ingresos: un 29% más riesgo (razón se riesgo 1.29).

Esto quiere decir, que estar más de 8 horas por día sentado en un país de bajos y medianos ingresos tiene en promedio un 10% de riesgo adicional que hacerlo en un país desarrollado (es más peligroso).

Al comparar a los que están sentados más de 8 horas por día, con los que están sentados menos de 4 horas por día, pero que además tenían un alto nivel de actividad física, el riesgo de tener el resultado asociado de morir o de tener un evento cardiovascular mayor fue de un 17 a un 50% mayor (según el nivel de actividad física registrado).

¿Qué conclusiones sacamos de este estudio?

El pasar muchas horas sentado por día (más de 8) se asoció con un aumento sustancial del riesgo de morir o de tener un evento cardiovascular mayor.

Esta asociación fue más fuerte, y el riesgo fue mayor, en los países de bajos y medianos ingresos.

El reducir el tiempo de sedentarismo, junto con el aumento de la actividad física podría ser una importante estrategia para aliviar la carga global que representan las muertes prematuras y la enfermedad cardiovascular.

Cumplir con las metas de la Organización Mundial de la Salud para la actividad física, tiene un efecto protector, y puede atenuar el riesgo en las personas con muchas horas sentadas.

Referencia

(1). https://jamanetwork.com/journals/jamacardiology/article-abstract/2793521

(2). https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/19540385/

Para seguir en Instagram al autor: @ramiroherediaok

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que el horario de cursado se extienda una hora?

52.43% Si, estoy de acuerdo
47.57% No estoy de acuerdo
Total 6966 votos

Las Más Leídas