Un joven de 17 años terminó detenido tras haber cometido dos robos en un mismo día: primero la sustracción de un automóvil de la localidad de Cerrito, que fue hallado en uno de los accesos a Paraná, y luego al descubrirse que se había apropiado ilegítimamente de dos caballos.

Tras una denuncia, la Policía concurrió la Villa 351, donde verificaron la presencia de una yegua y un potrillo. En esa instancia, según indicaron los uniformados, se sospechó que pudieron haber sido "sustraídos por el mencionado joven momentos antes de que fuera aprehendido por personal de la División 911, por haber sustraído un automóvil de la localidad de Cerrito" que apareció abandonado en el ingreso a la capital entrerriana.

En ese marco se puso en conocimiento del suceso a la fiscalía en turno, disponiendo el secuestro de los equinos e iniciándose el legajo judicial a los fines de establecer la real propiedad y procedencia, dándosele intervención a personal de Criminalística y de la Brigada de abigeato.

Poco después, en la en Comisaria Decimocuarta, una mujer de 33 años denunció el robo de sus dos caballos en el Barrio Médico II de Paraná, que resultaron ser precisamente aquellos que había hallado horas antes la Policía.

Comentá y expresate