La Bolsa de Cereales de Entre Ríos actualizó los datos del estado de las reservas hídricas en la provincia y dio cuenta del mapa de la sequía, que se agudizó en la última semana. Ante el impacto en cultivos y otras producciones, desde el campo ruegan por la necesidad de lluvias para lograr un alivio.

“Ha transcurrido otra semana muy complicada para la provincia y, si bien el cambio de ambiente y las potenciales precipitaciones están por llegar, aún restan un par de jornadas muy hostiles en el tránsito de la segunda ola de calor de la transición interanual”, plantearon desde la entidad.

Las escasas precipitaciones del mes de diciembre sumadas a las elevadas temperaturas generaron un fuerte retroceso de la humedad del perfil edáfico, ubicando al 84 % del suelo entrerriano bajo sequía. “De continuar esta anomalía que ya se ubica como la peor de los últimos 60 años, los efectos ecológicos y económicos serán devastadores”, alertaron.

Con las muy escasas lluvias de diciembre, que se proyectaron a este comienzo de año y las elevadas temperaturas, es lógico que el balance hídrico haya caído en estado de sequía en toda la provincia. El panorama se complejiza aún más si se considera que la extensión de la seca no es exclusividad del territorio entrerriano, sino que afecta vastos sectores de Córdoba, Santa Fe y este de Buenos Aires. También el panorama es muy complicado para el NEA, Paraguay, sur de Brasil y Uruguay. Es decir, la falta de precipitaciones está golpeando duro al corazón productivo del sudeste de Sudamérica.

Esperan las lluvias

El impacto de la sequía afecta sobre los maíces tempranos. Destacan que el panorama está a punto de cambiar. En principio, desde el domingo, las temperaturas descenderán a niveles razonables de verano, con la primera mezcla de aire frío.

Asimismo, prevén que el ambiente se volverá mucho más templado desde el lunes, incluso con máximas por debajo de los valores medios del mes de enero. Se pasará de un sábado con 40ºC a un lunes con menos de 25ºC. Este proceso forzará la inestabilidad atmosférica, favoreciendo el retorno de las precipitaciones.

Los modelos de pronóstico coinciden en el vasto despliegue de lluvias que se producirá entre el domingo y el martes. Sin embargo, los mismos también muestran dispersión en el volumen para el territorio entrerriano. Parece más probable que las lluvias sean más generosas desde el centro hacia el norte provincial, pudiendo el sur lograr entre treinta y cuarenta milímetros dentro de este período. Se esperan nuevas precipitaciones para la próxima semana.

Fuente: Dos Florines

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate