Los músicos santafesinos podrán retomar sus actividades a través de un sistema que le permitirá organizar recitales, emitirlos en vivo vía streaming y comercializar tickets por medio de plataformas de pago virtual.

El Protocolo de Higiene y Funcionamiento para Servicios Culturales y Artísticos fue impulsado por el ministerio de Cultura de Santa Fe y espera la aprobación de las autoridades nacionales para ponerse en práctica. Sería el primero en el país.

El proyecto prevé poner a disposición espacios públicos para que músicos -también realizadores audiovisuales- puedan ofrecer actividades artísticas sin la presencia de público.

De esta manera se cumple con la obligación de evitar la reunión de personas, cumpliendo las normativas impuestas por la pandemia, logrando al mismo tiempo ofrecer una alternativa para reactivar una actividad que en la provincia tiene a 3.500 músicos registrados, pero que podría alcanzar a unos 40 mil trabajadores.

El proyecto, que fue consensuado con las Cámaras legislativas de la provincia y artistas locales, estipula que los músicos o realizadores audiovisuales actuarán en escenarios o salas públicas manteniendo una distancia de dos metros, estableciendo un límite de artistas. Se evalúa que no sean más de diez. Los asistentes serían como máximo cinco, incluyendo a sonidista, iluminador y plomos.

Los artistas podrán comercializar sus espectáculos en forma electrónica, de modo que el público pueda adquirir las entradas ya sea para ver a un grupo de los grandes o a bandas más chicas. Así impulsaremos a una de las industrias pujantes que tiene Santa Fe”, planteó el ministerio de Cultura de la provincia, Jorge Llonch.

Ya se designaron espacios públicos para poner en práctica la iniciativa en las ciudades más pobladas de la provincia. En Rosario fue elegido el Complejo Cultural Atlas, en Santa Fe el Centro Cultural Paco Urondo de Santa Fe, en Venado Tuerto el Teatro Ideal y en Reconquista el Teatro Español. Queda por definir una sede en Rafaela.

El protocolo busca colaborar con productoras musicales, pero también con las del rubro audiovisual, que está alcanzado por la normativa. El proyecto fue pensado para utilizarse durante la emergencia, pero también para cuando se reanuden las actividades tras superarse las fase más restrictiva del aislamiento social, preventivo y obligatorio, publicó Clarín.

“Venimos escuchando soluciones o propuestas para varios sectores de la economía hoy afectados: construcción, metalúrgicas, comercios y demás, pero no se vislumbraba una salida para un grupo importante de trabajadores de la cultura como son los músicos, que tienen la particularidad fundamentalmente de tener trabajos informales, la mayoría no tienen sueldos fijos y la están pasando muy mal”, explicó el diputado Ricardo Olivera, uno de los impulsores de la iniciativa.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate