Sin el necesario consenso de la Cámara de Diputados, pero bajo la consigna de que puede llegar a producirse eventualmente, el Senado de Santa Fe avanzó con proyectos de ley para transformar en municipalidades a cuatro comunas del extremo sur y del norte santafesino: Teodelina y Elortondo, en un mismo expediente presentado por Lisandro Enrico (UCR-General López) y por separado Gobernador Crespo, de Rodrigo Borla (UCR-San Justo), así como Villa Minetti, cuyo autor es Joaquín Gramajo (PJ-Nes-9 de Julio).

Todos se aprobaron en la última sesión del período ordinario prorrogado, es decir, en la última oportunidad que tienen los legisladores para presentar, tratar y aprobar normas. Hasta el 1ro de mayo de 2022 esa facultad quedará solo en manos del Ejecutivo.

Los cuatro asuntos pasaron a Diputados donde, más allá de que no puede tratarlos si así no lo decide la Casa Gris, tampoco tienen en aquella cámara el consenso necesario.

De la transformación en ciudades de esas localidades se habló en las reuniones que los jefes de los bloques más numerosos de ambos cuerpos mantuvieron, sin éxito, para acordar la aprobación de leyes antes del cierre de noviembre. Pero tal como ocurrió con otros temas, no hubo coincidencias. En diputados hay dudas respecto del número de habitantes que tienen realmente las cuatro localidades, más allá de todos sus méritos para dejar de ser comunas. Para colmo, se muestra el número de empadronados para la última elección y las matemáticas no dan.

Es verdad que en otros casos, años atrás, se pasó por alto la disposición de la Constitución de Santa Fe que habla de 10 mil habitantes como el mínimo necesario y obligatorio para tener el estatus de ciudad. Pero hoy se dice en la Cámara baja que aquellos antecedentes arbitrarios no deben justificar lo mismo otra vez. Y también está claro que lo que no ha existido (sobre todo entre los diputados socialistas) es voluntad política de acordar.

Fuente: El Litoral

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate