Un comercio ubicado en el corazón de barrio Sur de Santa Fe recibió varios impactos de bala, en un hecho que provocó alarma y preocupación no solo en el afectado sino en el resto del vecindario.

Al menos tres balazos, de grueso calibre, se estrellaron contra la vidriera de L y M, negocio dedicado a la venta de indumentaria y artículos para niños, ubicado en Zavalla 1400, casi esquina con Amenábar.

Los proyectiles impactaron en la vidriera del local e ingresaron al interior del negocio, rompiendo varios exhibidores de mercaderías.

"Estábamos durmiendo cuando despertamos al escuchar varias detonaciones. Te aseguro que el estruendo fue tremendo. Nos asustamos mucho", dijo hoy el comerciante en diálogo con El Litoral.

Al momento de buscar una explicación por lo ocurrido, sostuvo que "quiero pensar que esto no fue para mí, que se confundieron de lugar. Hago una vida tranquila, todo el mundo me conoce y no tengo problemas ni le debo nada a nadie".

En este sentido algunas versiones dan cuenta que en los momentos previos al ataque se escucharon en esa cuadra gritos y el paso de motos a alta velocidad, lo que permite suponer que hubo un enfrentamiento.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate