Cada 19 de abril alrededor del mundo se celebra el día de San Expedito, el patrono de las causas justas y urgentes. En Argentina hasta tiene una Iglesia: la Parroquia Nuestra Señora de Balvanera, que todos los años recibe miles de personas para realizar su ofrenda. Sin embargo, este año es diferente: la cuarentena por el coronavirus impidió a los fieles poder acercarse hasta el lugar.

La historia de San Expedito

Según explican quienes estudiaron la vida de este santo, Expeditonació en el siglo III (se desconoce su lugar de nacimiento, que podría haber sido Armenia) y tuvo una carrera militar: fue comandante de la XII Legiónes romanas a las ordenes del Emperador Dioclesiano. Esta legión también llevaba el nombre de "Fulminante", debido a una hazaña bélica que la volvió célebre.

Apostados en lo que hoy sería Turquía, la principal misión de estos soldados era defender el territorio romano del ataque de los hunos. En medio de su tarea, Expedito comenzó a tener cada vez más devoción por la fe cristiana, y tras algunas dudas finalmente decidió convertirse.

Según cuenta la tradición, ante su decisión, un cuervo apareció frente a él y le dijo "Cras", que en latín significa "mañana". Sin embargo, Expedito le respondió "Hodie", es decir, "hoy", haciendo referencia a que no dejaría pasar más tiempo para adoptar el cristianismo.

Tras esto, Expedito decidió predicar su fe a toda su tropa y a defender a todos los cristianos que eran enviados a los circos a luchar contra leones y ser devorados por ellos, lo que despertó la ira del Emperador Dioclesiano, que dio la orden de matarlo.

Finalmente, tras interrogarlo por varios días, el 19 de abril del año 303, Expedito fue decapitado en Melitene, sede de una de las Provincias Romanas en Armenia, junto con sus compañeros de milicia Caio, Galatas, Hermogenes, Aristonico y Rufo, según publicó Clarín.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate