viernes 27 de enero de 2023
Ahora

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Consejos y recomendaciones

Retención de líquidos o edema, para principiantes

Retención de líquidos, edema o hinchazón: revisamos un tema de consulta frecuente en la práctica diaria.

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Ahora. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE

PUNTOS CLAVE

  • El edema es un exceso de líquido, en algún órgano o tejido del cuerpo que, en ocasiones, puede ofrecer el aspecto de una hinchazón blanda, que es la forma en que se presenta el tejido celular subcutáneo de la piel.
  • El edema puede generarse en horas, pero, más frecuentemente, en días.
  • Esta condición responde a muchas causas médicas distintas, por lo cual es fundamental la consulta médica.

¿De qué estamos hablando cuando decimos «retención de líquidos» o «hinchazón»?

Las personas, en general, hablan de «retención de líquidos» para referirse a la presencia de edemas. El edema es un exceso de líquido, en algún órgano o tejido del cuerpo que, en ocasiones, puede ofrecer el aspecto de una hinchazón blanda, que es la forma en que se presenta el tejido celular subcutáneo de la piel.

Este líquido excedente está por afuera de los vasos, es decir, no está dentro del sistema circulatorio: está en el tejido intersticial.

Los médicos, al presionar sobre esta piel hinchada, dejamos la impronta de los dedos durante varios segundos o minutos, algo que se llama signo de Godet.

También se puede ver en la piel la marca que deja la presión de las prendas, como el pantalón, las medias y la ropa interior, o, incluso, las sábanas.

¿Cuán rápido se acumula el líquido? El edema puede generarse en horas, pero, más frecuentemente, en días.

¿Por qué se producen los edemas?

Cuando analizamos a una persona con edema, vemos si estos son localizados, o generalizados, y en este último caso, si son o no asociados a una enfermedad más compleja.

El edema responde a distintas causas, en las que, por alguna razón, el líquido tuvo que salir de los vasos al tejido circulante, ya sea por una aumento de la presión dentro de los vasos (por ejemplo, en enfermedades cardíacas, en que aumenta la presión hidrostática), por aumento de la permeabilidad de la pared de estos, o por disminución de las proteínas de la sangre, principalmente es la albúmina, responsable de atraer el agua y que esta no salga de donde debe estar, mayormente adentro de los casos circulando.

La albúmina puede estar baja porque una persona está desnutrida (bajos ingresos con la dieta), porque el hígado no la produce adecuadamente (enfermedades hepáticas como la cirrosis, o sistémicas, que le ponen un freno a su producción en este órgano), o porque se pierde en exceso en los riñones (en patologías renales como el síndrome nefrótico), o en el intestino (enfermedades intestinales crónicas).

También los edemas o hinchazón pueden obedecer a otras causas como trastornos hormonales (el mixedema de los pacientes con hipotiroidismo, los de las embarazadas o de las mujeres en el período menstrual, uso de anticonceptivos orales), o por alteraciones del sistema linfático (linfedema).

Existen, además, causas de edema localizado de un miembro, como puede ser el asociado a la obstrucción de las venas profundas o trombosis venosa profunda, y a compresiones extrínsecas de los vasos, a veces por malformaciones vasculares, tumores, traumatismos, etcétera.

En algunas ocasiones, van a ser parte de un síndrome de insuficiencia venosa periférica, muy común en adultos de edad media o mayores, e, incluso, más jóvenes, más si son mujeres.

¿Qué hacer al respecto?

Una vez detectado el problema, se recomienda siempre la consulta con el médico clínico, general o de familia, para estudiar la causa e indicar el tratamiento adecuado.

¿Cómo se tratan los edemas?

Siempre que exista una causa específica, su tratamiento es lo principal. El edema en sí, más el periférico, depositado principalmente en los miembros interiores, no suele ser una enfermedad grave en sí: muchas veces reviste más disconformidad y molestias, que gravedad.

Como medidas generales, en la mayor parte de las personas, es útil:

  • Restringir la sal de la dieta (comer sin sal, ya que esta contribuye en gran medida a la aparición o empeoramiento de esta condición).
  • Mantener una adecuada hidratación.
  • Practicar ejercicio aeróbico de intensidad moderada (probablemente, al inicio, empeore los edemas, pero luego tiene beneficios en el largo plazo).
  • Poner, siempre que se pueda, las piernas en alto. Esta última medida suele ser muy útil, ya que la mayoría de las personas va a acumular el mayor volumen de líquido en sus piernas y en las zonas más declives del cuerpo, pero al elevarlas por sobre el nivel de la pelvis, ayuda a que el edema se reabsorba y pueda ser eliminado, principalmente, a través del riñón, aumentando el volumen de orina nocturno (en efecto, en el proceso de reabsorción y eliminación de los edemas, se orina más durante la noche probablemente).
  • Algunos pacientes, con hinchazón principalmente de las piernas, se van a beneficiar con el uso de medias de compresión graduadas, que son medias elásticas, con un talle determinado para cada individuo. Estas mejoran el retorno venoso y contribuyen con la eliminación de los edemas.
  • Mantener hábitos saludables como alcanzar un adecuado peso corporal, no fumar, no tomar alcohol en exceso, aumentar la ingesta de frutas y verduras.
  • Controlar enfermedades crónicas como la hipertensión arterial y la diabetes.
  • El clima templado o frío puede ser de gran utilidad (los edemas son más frecuentes en verano, con las temperaturas más cálidas, que hacen que los vasos de la piel estén más dilatados, para enfriarse).
  • Solo si el médico lo determina, y teniendo en cuenta la magnitud de los edemas y la causa, algunos pacientes se pueden favorecer con el uso de diuréticos, que son medicamentos que ayudan a eliminar el líquido de cuerpo.

En resumen

Cuando hablamos de retención de líquidos o hinchazón en general nos referimos a un signo o manifestación clínica que se llama edema o edemas. Esta condición responde a muchas causas médicas distintas, por lo cual es fundamental la consulta médica.

Muchos individuos van a mejorar o resolver la situación con medidas generales y hábitos saludables. Algunas personas van a necesitar de tratamientos específicos, y se pueden llegar a beneficiar con el uso de diuréticos, siempre y cuando estos sean indicados por un médico.

Para seguir en Instagram al autor: @ramiroherediaok

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar