La bajante del río Paraná de a poco va generando complicaciones para quienes viven de la pesca. Si bien no mermó la cantidad de ejemplares que salen, sí advierten que mermó la variedad. Asimismo, alertaron por las bajas ventas.

"Las ventas están complicadas porque la gente no se anima a salir y no llegan hasta acá. La pesca también está medio parada por la bajante, sale poca variedad. Sale mucho bagre de amarillo y moncholo. Tratamos de subsistir para no cerrar. El tema precio hemos bajado un poco porque necesitamos vender", expresó al Nueve uno de los pescadores de Puerto Sánchez.

Del mismo modo, otro de los trabajadores manifestó: "En este momento no estamos tan mal porque sale algo de moncholo y amarillo. Pero si el río sigue bajando, hay viento sur y el agua se enfría, es un problema para el pescado. En 1971 cuando hubo una bajante grande estaba el bando de arena el doble de grande que ahora, se llenaba la costa de pescados y se había un musgo a los costados y algunos morían. Si sigue bajando el río, es complicado".

Del mismo modo, sobre la variedad, otro de los pescadores confirmó: "No están saliendo dorados y bogas que deberían salir. Hace 10 días que no sale dorado ni boga. Salen bagres, amarillo y patí".

Embed

Comentá y expresate