El juicio a los médicos del Instituto de Pediatría de Paraná -IPP- en la Justicia Federal continúa su curso, con el objeto de dilucidar qué pasó con el "Melli" Valenzuela, derivado del Hospital Militar a esa institución en 1978, y a quien aún no se ha podido encontrar.

"Es un juicio que es el resultado de muchos años de búsqueda. Es difícil sentarte en el estrado, hay mucha presión, pero van reconstruyendo lo que se acuerdan" señaló Sabrina Gullino Valenzuela, hermana del "Melli", en contacto con el Nueve.

Este viernes declaró una enfermera que entró en enero de 1978 al IPP, que describió con claridad cómo se hacían las internaciones de neonatos: "Nos vio, se acordaba de que eramos mellizos".

Documentos que hoy son prueba en la causa dan cuenta del ingreso de los mellizos en marzo del 78 al IPP: "Ingresé yo el 4 de marzo y el Melli el 10. No tenemos obra social, en un evidente acuerdo con el hospital Militar. Egresamos el 27 de marzo. A mí me sacaron por 71.500 pesos y al Melli por 35.750 pesos. Fue un lunes después del feriado largo de Semana Santa, con lo cual inferimos que fue sumamente planificado".

Gullino remarcó una vez más la importancia de los testimonios de las enfermeras: "El escalafón de poder masculino preserva el pacto de silencio, pero ellas lo rompen. Lo tienen muy presente a este NN, porque había sólo un caso más, también de mellizos, y ninguno más".

La nieta recuperada señaló además que el IPP y sus médicos fueron clave para el robo de su identidad y la de su hermano: "Es imposible que todo esto se hubiera podido dar sin su participación. Pero estoy tranquila, porque siento que estoy aportando a reconstruir a mi familia y que estoy aportando a la verdad histórica".

Comentá y expresate