Uno de los rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell hace poco más de un mes, Luciano Pertossi, no declaró en la indagatoria de esta semana pero sí se encargó de manifestar que llevaba "doce horas esposado con las manos atrás y diez horas tirado en el piso en la fiscalía; sin comer".

Cabe destacar, que Pertossi fue el último de los ocho rugbiers detenidos en pasar a declarar el miércoles pasado, debido a que el resto lo hizo antes que él. Dijo que en un principio tenía intenciones de hacerlo pero que se sentía "aturdido" por el tiempo y las condiciones en que lo hicieron esperar.

El camión de traslado del Servicio Penitenciario Bonaerense salió de Dolores cerca de las 6.30 y arribó a la ciudad balnearia a las 8.20. Los rugbiers estuvieron declarando casi 12 horas hasta que regresaron en el mismo vehículo a la cárcel alrededor de las 22.

Una vez que estuvo frente a la justicia dijo que no iba a hablar por sentirse “aturdido” por el tiempo transcurrido y, sobre todo, por las condiciones en las que lo hicieron esperar.

Otros cinco rugbiers también se quejaron de las condiciones en las que viven en la celda, en consonancia con el pedido de prisión domiciliaria que presentó el abogado Hugo Tomei.

"Recibimos muchos insultos y amenazas de parte de los otros internos por las ventanas a la madrugada. Nos quieren asustar afilando las puntas debajo de nuestras ventanas, gritando nuestros apellidos reiteradamente, grabando videos esperándonos en los pabellones”, declaró Enzo Comelli.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué opinás de los intensos controles de tránsito en Paraná?

Hay que controlar más a los autos
Hay que controlar más a las motos
Todos los controles son necesarios
ver resultados

Las Más Leídas