Luego del asesinato de un arrepentido que había declarado contra un jefe narco en Rosario, otras cinco muertes violentas conmocionaron a la ciudad santafesina en alrededor de 20 horas.

La seguidilla trágica comenzó con el crimen de Carlos Argüelles, un mecánico que había declarado como testigo arrepentido en una causa contra Esteban Lindor Alvarado, procesado por narcotráfico y considerado uno de los dueños del negocio de la venta de drogas en Santa Fe.

La víctima fue atacada a balazos frente a su familia, cerca de las 17 del lunes, cuando estaba en su taller, ubicado en la calle Garay al 1.500. Por el crimen fueron detenidos cuatro sospechosos.

Tres horas después de ese homicidio, un joven de 22 años fue asesinado en una estación de servicio ubicada en la calle Mendoza y Avenida Circunvalación, en la zona oeste de la ciudad.

Voceros del caso informaron a Télam que Damián Martín Rodríguez pasaba caminando por el frente de esa estación de GNC cuando fue sorprendido por otro que se bajó de una camioneta roja y comenzó a dispararle. Luego, el tirador escapó junto a un cómplice.

Fuentes de la investigación explicaron que la víctima quedó tendida en el playón. "Terrible, todavía estoy temblando. Nunca me pasó algo así, es terrible lo que vimos", contó un testigo del crimen al diario La Capital. Y agregó: "Se ve que el primer tiro le pegó en la cabeza y después le tiró como cuatro más en el piso".

El mismo lunes, pasadas las 22, la lista trágica sumó una nueva víctima: otro motociclista fue encontrado asesinado a balazos en Manantiales al 3700 del barrio Triángulo, de la zona oeste de Rosario.

Según fuentes de la investigación, Matías Serrano (29) fue atacado por dos hombres que le dispararon mientras circulaba en su moto.

En la escena del crimen la Policía Científica secuestró 12 vainas servidas calibre 22. Por la mecánica del crimen, los investigadores creen que se trató de un ataque de sicarios.

Una hora después, pasadas las 23, un joven fue asesinado a balazos en la calle. Fue hallado junto a la moto en la que circulaba en inmediaciones de la calle Mármol al 2900, en Villa Gobernador Gálvez.

Según el diario rosarino La Capital, la víctima habría sido atacada por dos hombres que se desplazaban en una moto Honda Titán 150cc y fue herido en el tórax y ambas piernas.

La seguidilla de muertes violentas incluyó también el fallecimiento de un hermano del futbolista de Argentinos Juniors -y exjugador de Newell's-, Miguel Torrén, quien estaba internado desde hacía 12 días en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), después de haber sido baleado, también en el barrio Triángulo.

Luis Torrén, de 43 años, había recibido tres disparos de arma de fuego el pasado 25 de agosto en Puerto Argentino al 4200, de parte de dos personas que se trasladaban en una moto.

Tras el ataque, la víctima fue trasladada al Heca, donde fue intervenido quirúrgicamente. En la noche de este lunes se confirmó que había fallecido.

Se trata del tercer hermano del futbolista que pierde la vida de forma violenta. A cuatro cuadras de donde mataron a Luis Torrén, su hermano, Gabriel Francisco, fue asesinado a golpesen pasaje Rolla al 4000. Fue hace poco más de un año, en mayo de 2020. Gabriel tenía 36 años y era padre de tres hijos.

En tanto, el 24 de abril de 2010, una disputa en una canchita de la zona de Qompi y Aborígenes Argentinos terminó con un disparo contra Walter Torrén (32), quien resultó herido en el omóplato y poco después murió.

El último nombre que se sumó a la lista de víctimas fatales fue el de Elías Salinas, de 22 años. Fue hallado asesinado este martes al mediodía, cerca de las 13, en Pellegrini al 500, frente a una rotisería.

Según informaron fuentes del caso, Salinas fue baleado por dos hombres en moto.

Un nene de 4 años, herido

A la vez, un nene de cuatro años fue herido de dos balazos y permanece internado. Fue luego de que un hombre a bordo de una moto disparara contra el frente de su casa en la zona noroeste de Rosario, informaron este martes fuentes policiales.

El hecho ocurrió el lunes a la medianoche en Bielsa al 6000, donde dos hombres en moto frenaron frente a la casa donde estaba el chico. Uno de ellos se bajó y comenzó a disparar contra la propiedad. Uno de los balazos hirió al niño, que jugaba adentro de la casa.

Los atacantes escaparon en la moto, mientras que el herido fue trasladado de urgencia por su padre al hospital Roberto Carra.

Allí, los médicos confirmaron que el nene presentaba dos heridas de bala, una en cada brazo, por lo que permanece internado en recuperación.

El ataque fue denunciado al 911, por lo que personal policial se hizo presente en el lugar y secuestró seis vainas servidas adentro de la casa atacada.

Fuente: Clarín, con información de Télam.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Qué obras considerás que el Estado debe dar mayor prioridad?

Calles y rutas
Viviendas
Agua y saneamiento
Gas natural
Otras
ver resultados

Las Más Leídas