Delincuentes ingresaron este fin de semana en la Escuela Esparza de Paraná y se llevaron carne congelada que estaba guardada en un freezer. Hilda Leguizamón, directora de la institución, lamentó el hecho: "Sé que lo que se llevaron es comida, pero no justifica el tremendo destrozo que hicieron con esa puerta".

En diálogo con el Nueve, detalló que "ingresaron por un lateral de calle Mosconi, rompieron esta puerta y se llevaron una bolsa de carne y otra de pollo". La carne fue extraída de "un taller de cocina para las madres", donde "trabajan y elaboran elementos para vender para ellas, no para la escuela". "Estas son las cosas que no puedo comprender", lamentó.

Consultada si este robo perjudica el normal desarrollo del comedor escolar, dijo que "no afecta en lo más mínimo. Nosotros tenemos buenas provisiones. Se llevaron todo lo del freezer".

Por otra parte, se preguntó: "¿Ningún vecino escuchó los ruidos?". Y agregó: "Debió escuchar, porque una puerta de aluminio y unos vidrios blindex explotaron. Alguien escuchó estos ruidos, esto no fue en silencio".

Afortunadamente, otra serie de elementos también estaban aprontados para ser robados, pero quedaron en la puerta de la escuela. "Pegado al tapial quedó la escalera, una batidora de huevos, un ventilador y un anafe. Eso quedó listo para llevarse, pero no sé porqué no lo hicieron", indicó Leguizamón.

Finalmente, respecto del horario en que sucedió el robo, aseguró: "A mí me avisan el domingo alrededor de las cinco de la tarde. Hasta el sábado a la tardecita la puerta estaba bien. Así que esto ha pasado el sábado a la noche o el domingo a primera hora de la mañana".

Comentá y expresate