Es una de las revelaciones del Súper Bailando pero su popularidad en el medio no es nueva. Rodrigo Noya (25) tiene una larga carrera artística que arrancó a sus 4 años, cuando se hizo famoso por sus apariciones en Agrandadytos, el ciclo que Dady Brieva (62) condujo por la pantalla de El Trece entre 1999 y 2000.

Quizás por eso, las recientes declaraciones del actor sobre sus inicios en la televisión sorprendieron a todos. Es que el concursante de ShowMatch (El Trece, a las 10.30) reveló en una entrevista para El Espectador (CNN Radio Argentina) que nunca le pagaron por participar en el programa conducido por el Midachi.

"Bailo bien porque tengo oído y memoria. La exposición que te da el Bailando no la vivía desde muy chico", arrancó diciendo Rodrigo en su visita al programa que conducen Ángel de Brito (43), Pía Shaw (40) y Pilar Smith (44).

Entonces, el joven actor y papá de Bautista (2) habló de los sacrificios que hicieron sus padres para poder viajar con él y su hermana Agustina (23) desde Chascomús hasta Capital Federal y así participar del programa infantil que fue furor a finales de los 90.

"No nos pagaban por ir al programa. Me acuerdo poco de las grabaciones. Fue durante dos años que veníamos una vez por mes y mis papás no tenían un peso", comenzó diciendo el participante de ShowMatch.

Y completó: "Mi mamá buscaba las monedas para pagar los peajes desde Chascomús a Capital. Cuando nos decían que fuéramos más seguido pedíamos por favor que nos pagaran los viáticos".

"¿Si elegí estar en la tele a los cinco? En realidad tenía todavía cuatro. Y fue así. Mi hermana y yo éramos muy despiertos y nos grababan mucho. A mis viejos no les caía bien la idea de la tele, pero unos amigos de ellos mandaron una discusión de hermanos grabada y nos llamaron de Agrandadytos", le dijo Noya a Clarín en una entrevista realizada durante la última temporada de verano.

Entonces, el actor, quien siempre será recordado por las escenas de celos que le hacía a su hermanade niño, también recordó sus viajes desde Chascomús a la Ciudad de Buenos Aires.

"Muchas cosas no las recuerdo o las voy recordando cuando me vuelvo a mirar. Venir a Buenos Aires a grabar era un sueño, la posibilidad de ir al shopping, al cine, salir al mundo", indicó en esa nota.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate