Hubo allanamientos en Paraná en el marco de la causa que investiga la desaparición de 120 celulares de la Jefatura Central, dispositivos que estaban destinados a renovar la flota de la fuerza. Los domicilios requisados son de personas vinculadas a la Policía.

Según explicó el fiscal Juan Francisco Ramírez Montrull al Nueve, se entrevistó a testigos que pudieran aportar datos y "con esa información se realizaron distintos allanamientos en distintos lugares de la ciudad".

Los resultados fueron positivos, ya que se incautaron "celulares, computadoras y prueba documental que se van a peritar para establecer el destino de estos celulares", agregó el fiscal. Los teléfonos secuestrados en los operativos "no serían" los faltantes.

Los dispositivos que desaparecieron "estaban almacenados en la División de Comunicaciones, que se encargaba de la distribución cuando lo requería la fuerza", según concluyó Ramírez Montrull.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate