Roberto "Tito" Palacios es un deportista entrerriano, que por estos días brilla en Portugal, en el mundial de canotaje. El palista de Galeguaychú obtuvo el segundo puesto en la categoría C1 ayer, y hoy logró otra presea plateada, en la categoría C2.

Ejemplo de perseverancia y dedicación, una de sus alumnas en la escuela de canotaje decidió esbozar un perfil del palista.

Por Natalia Derudi - palista y alumna de "Tito"

Cualquiera que frecuenta la costa de nuestro río Gualeguaychú, que disfruta de las siestas en el Parque Unzué, lo ha visto alguna vez. La disciplina y la constancia, mas allá de las vicisitudes, han sido su clave. Clave de un gran éxito.

“Tito” Palacios, como lo conocen en el mundo, ha hecho del deporte una forma de vida. Desde adolescente, casi un niño, se apasionó por el canotaje, afianzándose en lo que hoy es su especialidad C1 -canoa-, una de las rutinas más complejas del canotaje, por eso no son muchos los palistas que hacen canoa.

Ha clasificado a nivel nacional, logrando participar de numerosos mundiales -Roma 2012, Dinamarca 2013, Oklahoma 2014, Hungría 2015, Alemania 2016-, alcanzando en el mes de septiembre del año pasado el título máximo que un deportista puede aspirar: campeón mundial en la ciudad de Pietermaritzburg, en Sudáfrica.

Pero “Tito” es mucho más que eso. Es un gran ejemplo que todos tenemos delante de nuestros ojos. Pueblo Nuevo es su barrio y Regatas es hoy su club. Trabaja como repositor en un supermercado de Gualeguaychú. Ingresa a las 6 y sale a las 14. Quienes lo conocen aseguran que a las 15 de la tarde ya está remando en el río. Además, es el instructor de la Escuelita Municipal de Canotaje y es por eso que no son pocos los jóvenes que lo admiran y siguen su camino. Pero también hay muchos otros que todavía no lo conocen, sin embargo su espíritu generoso y sencillo hace que esté siempre dispuesto a compartir su experiencia de vida y todos sus conocimientos. Ese mismo espíritu se envuelve en llamas cada vez que se juega la camiseta, que representa al país, a su ciudad, al club y a su barrio, dejando todo en cada carrera.

En el 2017 fue reconocido como Embajador Deportivo y el último 10 de febrero clasificó en la ciudad de Viedma, con el primer puesto, para el Mundial 2018 que se corre en Portugal. Allí llegó con el afecto y el apoyo incondicional de toda la comunidad, que tan bien representa.

“No somos lo que logramos, sino lo que superamos” supo decir su estado de WhatsApp y sin dudas de esta frase hizo bandera.

Comentá y expresate