El Gobierno amplió el período de obligatoriedad para practicar las verificaciones físicas de los autos y motos, que comenzó a regir desde este lunes y constituye un trámite indispensable para la transferencias.

La verificación física es una revisión que se realiza en cada vehículo para constatar que el número de motor, de chasis y el tipo de automotor correspondan con lo especificado en la documentación de la unidad.

La Dirección Nacional de los Registros de la Propiedad Automotor (DNRPA) -organismo que depende del Ministerio de Justicia- dispuso que a partir del 5 de abril será obligatorio verificaren los trámites de transferencias de automotores inscriptos inicialmente a partir del 1 de enero de 2001, y también en las de motovehículos de fabricación nacional inscriptos a partir del 1 de enero de 2004.

Ya rigen nuevas pautas para las transferencias de autos y motos

Las verificaciones físicas se efectúan en plantas que están a cargo de peritos de las distintas policías del país, autorizados por la DNRPA.

Este tipo de verificaciones forma parte de la numerosa cantidad de trámites que acompañan la vida de un vehículo, pero nada tiene que ver con la más conocida Verificación Técnica Vehicular (VTV), que se realiza anualmente.

La DNRPA está facultada para verificar o disponer que se verifique que los automotores no hayan sufrido cambios o adulteraciones en las partes que los conforman como tales.

Así, la verificación física de los automotores y motovehículos resulta ser la herramienta que permitirá conocer la existencia de inconsistencias entre la documentación registral y lo que efectivamente refleje el automotor.

Todas las medidas tomadas "están dirigidas a alcanzar, de manera más acabada, los estándares de seguridad jurídica que el Sistema Registral de Automotores debe brindarle a los ciudadanos y las ciudadanas", señaló la titular de la DNRPA, María Doro Urquiza.

Por otra parte, el organismo recordó que también desde el lunes próximo las Cédulas de Identificación de los Automotores y Motos, conocidas habitualmente como "Cédulas Verdes" volverán a tener una vigencia de un año desde su expedicióny no de tres, como había dispuesto en su momento el Gobierno anterior.

"Resulta oportuno establecer el plazo de vigencia de un año para las Cédulas de Identificación del Automotor, tal como rigió por más de diez años hasta la modificación; en virtud de robustecer la seguridad jurídica, otorgando claridad y transparencia tanto a la información procedente en los legajos de los dominios, como a la documentación que se les entrega a los usuarios", expresó Doro Urquiza.

Cuántos sueldos se necesitan para comprar un auto

Comprar un auto del segmento de entrada al mercado, para una persona promedio es mucho más difícil hoy que hace dos años.

Mientras que en 2018 se necesitaban 11,2 salarios promedio, hoy se necesitan más de 19.

Esta situación afecta particularmente a quienes entran al mercado por primera vez y acentúa la tendencia que viene evidenciándose desde hace ya unos años. En 6 años, el porcentaje de ventas a personas que nunca habían tenido un auto se redujo de 36% a 22%, habiendo tocado un piso de 19% a mediados del año pasado.

"Acá hay cuestiones culturales asociadas a la relación que las nuevas generaciones tienen con los autos y la movilidad, pero aún así hay terreno por recuperar", indicaron en Acara.

Febrero mantuvo la tendencia positiva del primer mes del año para el sector automotor. En total, se patentaron 30.141 vehículos, lo que representó una suba de casi 9% interanual, ya que en febrero de 2020 se habían registrado 27.679 unidades, según datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA).

De esta forma, en los dos meses acumulados del año se patentaron 79.866 unidades, esto implica un crecimiento del 10% respecto del mismo período del año pasado.

Sin embargo, el crecimiento podría verse afectado. Sucede que la mayor demanda también vino acompañada por una suba imparable de los precios.

Los valores fueron aumentando a un ritmo incluso por encima de la inflación, en parte porque la demandase chocó con una escasez de la oferta, limitada en gran parte porque faltan dólares.

En este contexto, iProfesional relevó cuánto salen los autos más baratos de la Argentina para determinar cuántos salarios promedio se necesitarían para acceder a una unidad.

Un dato para tener en cuenta: cualquier modelo de entrada de gamaya supera el monto de $1.100.000, y para pensar en un modelo del segmento mediano, los valores superan los 2 millones de pesos.

Como contrapartida, las salarios corrieron por debajo, estirándose así la brecha entre ingresos y precios de 0Km.

Comentá y expresate