Juventus lo hizo de nuevo: le ganó 2-0 a Sampdoria como local y conquistó su noveno Scudetto consecutivo, con goles de Cristiano Ronaldo, que luego malogró un penal, y el ingresado Federico Bernardeschi.

La Vecchia Signora, que perdió a Paulo Dybala por lesión en Turín -en su lugar entró Gonzalo Higuaín-, sumó 83 puntos y le sacó siete a Inter, su inmediato perseguidor, a falta de dos fechas.

De esta manera, Juventus logró una hegemonía absoluta en la última década en Italia: se proclamó campeón por 36º vez en su historia y le sacó 18 títulos a Inter y Milan.

Cristiano, en tanto, quedó segundo en la tabla de máximos artilleros, con 31 gritos, tres menos que Ciro Immobile (Lazio).

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate