En el lugar trabajó personal de Bomberos Voluntarios, además de distintas fuerzas policiales y técnicos de Redengas, quienes tomaron pruebas en la casa ubicasa en calle Pedro Demonte, casi Randisi, de la capital provincial.

Si bien los cuerpos fueron llevados a la Morgue de Oro Verde y se espera por los resultados definitivos, todos los indicios dan cuenta de un posible "accidente doméstico", originado por una presunta falla en uno de los artefactos del hogar.

Se trata de una de una "instalación precariaen el domicilio", posiblemente proveniente del calefón ubicado en la cocina. Desde allí se habría emanado el fuerte olor a gas que no sólo invadía la casa, sino que también pudieron percibir vecinos.

Según UNO, se testeó el equipo y otras instalaciones internas que denotaron la activación de la alarma por saturación del ambiente. En el interior de la propiedad se encontraba todo cerrado. Desde las puertas y ventanas, se observó incluso la transpiración en aberturas y vidrios.

Las víctimas fueron identificadas como Néstor Escuri, de 48 años, y su hijo Laureano Escuri, de 13. La noticia generó gran conmoción no sólo entre familiares, sino también en amigos y allegados que los conocían.

Comentá y expresate