Vecinos de Concepción del Uruguay escucharon el llanto de una niña en una vivienda y llamaron a la Policía. Los uniformados acudieron al domicilio y tuvieron que trepar al primer piso para rescatar a la nena de 4 años, que estaba abandonada y con hambre. Su padre estaba en la planta baja, y fue retirado por los policías, mientras un grupo numeroso de vecinos pretendían lincharlo. El joven fue detenido por el maltrato a la hija.

El hecho sucedió alrededor de las 19.30 de este martes, cuando un llamado a la línea de emergencia 101 informaba a la Policía que en una vivienda ubicada en inmediaciones de la intersección de Bulevar 12 de Octubre y Cabo Oscar Labalta se encontraría una niña pidiendo ayuda desde el segundo piso de la casa.

En primera instancia, persona de la Sala del Comando Radioeléctrico comisionó de inmediato a personal de la comisaría del Minoridad y Violencia Familiar, quienes llegaron de inmediato al domicilio y constataron lo denunciado: observaron que una niña se encontraba en planta alta de una vivienda pidiendo auxilio. De este modo, golpearon la puerta de la casa pero nadie atendía, por lo cual, atentos a la urgencia del caso, el personal policial trepó la reja de la vivienda hasta llegar al lugar donde que encontraba la pequeña. Así pudieron sacarla y la pusieron a resguardo.

Todos se alarmaron al ver a la criatura descalza y expresar que tenía hambre. Vecinos que se encontraban en el lugar le dieron alimentos y abrigo.

Se informó lo acontecido a la Fiscalía en turno, que ordenó que se de intervención al Ministerio Pupilar y que la menor quede a bajo el cuidado de personal del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia.

Con el transcurrir el tiempo, en el lugar se reunieron vecinos que estaban alterados debido a la situación acontecida, y manifestaban que era frecuente el maltrato sufrido por la niña de parte de su padre. Personal policial dependiente de la División Operaciones debieron formar un cordón para contener la bronca de la gente, que pretendía entrar a la casa.

Conforme a lo dispuesto por la Fiscalía interviniente y a los fines de salvaguardar la integridad física del supuesto maltratador, se decidió el traslado del mismo a una dependencia policial. Se trata de un joven de 26 años el cual, debido al estado enardecido de sus vecinos, que pretendían tomar reprimendas hacia él, debió ser resguardado al momento del traslado.

Fue el momento de mayor tensión cuando lo sacaron de la casa, entre medio de un cordón de seguridad para evitar las agresiones. En ese momento, el grupo de personas arremetió contra el personal policial con claras intenciones de agredir padre de la niña, y luego comenzaron a arrojar piedras sobre el personal policial y los móviles. Por esto, los uniformados debieron efectuar disparos disuasivos con cartuchería anti tumulto.

De esta manera se logró efectivizar el traslado, aunque en el procedimiento resultaron lesionados tres funcionarios policiales y varios móviles dañados, al ser alcanzados por los piedrazos. Hasta el momento no se registraron denuncias de vecinos por lesiones por los disparos de los policías.

Cabe mencionar que el padre acusado de maltrato fue trasladado sede policial, donde luego de ser identificado quedó a disposición de la causa, según publicó UNO.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

Ante una mejor situación sanitaria, ¿qué es lo que más te preocupa hoy?

Inseguridad
Economía del país
Problemáticas sociales
Problemáticas ambientales
Otros problemas
ver resultados

Las Más Leídas