El desafío era enorme, pero la esperanza es aún mayor. Gracias a la generosidad de numerosas personas que colaboraron económicamente o participaron de las actividades solidarias organizadas por la familia, Renzo Oliva viajará a China la semana próxima.

Allí, este niño de Colonia Avellaneda se someterá a un tratamiento con células madre, que es la única alternativa médica que le permitiría y recuperar la vista.

Embed

Comentá y expresate