En toda América Latina y el Caribe las tasas de reciclaje continúan siendo muy bajas -nadie supera el 20%-, y Paraná no es la excepción, con menos del 8%. Por lo tanto, más del 90% de todos los residuos generados en la ciudad se vuelcan sin tratamiento alguno a cielo abierto, con las consecuencias sociales y ambientes por demás conocidas por toda la sociedad.

Desde Suma de Voluntades trabajamos constantemente en el Volcadero y los barrios lindantes, donde para personas que viven en extrema vulnerabilidad, su único recurso de subsistencia es la basura. Fue por ello que este año, junto al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), impulsamos la creación de Recicladores del Paraná, una iniciativa de la que forman parte un grupo de 25 recuperadores urbanos que ya vivían de esta actividad de manera informal y se ocupan de vender el material para que se recicle.

La idea es poder generar trabajo genuino e instalar en la agenda pública este modelo exitoso que ha significado en otras ciudades de Argentina, donde adoptaron una política pública municipal con enfoque de Reciclaje Inclusivo. Esta mirada surgió del contacto que tuvimos con Fundaciones e Iniciativas Regionales, además de con otras cooperativas del país, quienes han logrado mejorar las condiciones de muchas familias que, con el apoyo de entidades gubernamentales de Ambiente y Desarrollo Social, consiguieron liderar un esquema de economía social y popular digno y seguro.

recicladores 2.png

El grupo asociativo Recicladores del Paraná, que a futuro piensa consolidarse como cooperativa, tiene un objetivo fundamental, más allá de lo ambiental, que es darle formalidad, organización, capacitación y condiciones de seguridad e higiene adecuados a los trabajadores informales y sobre todo, poder sumar maquinaria y medios necesarios para poder fortalecerse en la actividad que hoy todavía es bastante precario.

Para cambiar la situación, en la actualidad se trabaja fuertemente en generar conciencia en los paranaenses sobre la separación en origen, dado que por la falta de una buena gestión municipal, la ciudadanía ha descreído mucho respecto de la recolección diferenciada y volvió a verter todos los residuos en un solo cesto.

El acompañamiento de la gente es sumamente positivo, ya que las personas ven de forma directa quien se hace cargo del resultado de la generación de sus residuos y desarrollan su sentido solidario, ya que toman conciencia de la contribución resultante de esos recursos que antes descartaban.

También se están sumando los grandes generadores de residuos, para los cuales aún no existe Legislación Municipal que los responsabilice por el destino de sus desechos, pero que se comprometen voluntariamente con la causa y buscan mejorar sus procesosy el impacto de su actividad comercial o industrial. Un ejemplo de ello, surgió por la inquietud del Paseo del Centro y la Cámara de Comerciantes del Microcentro de Paraná, cuyos residuos secos estamos recolectando a diario desde hace unos meses en la Peatonal y alrededores.

Durante esta última semana, el grupo se encuentra procesando y clasificando los materiales inorgánicos descartados en la Fiesta de Disfraces, donde los casi 50 mil asistentes presentes hicieron uso de envases plásticos, latas de aluminio y botellas de vidrio que tendrán una valorización social y los Organizadores podrán exponer con transparencia qué destino tomaron los más de 40 contenedores de residuos secos del evento.

Del promedio que cada paranaense genera, el cual se estima en 1,200 kilos por día, el 40% son residuos secos y pueden incluirse en una cadena de reciclado o reutilización. Es decir, que al cabo de un día hay un resultante de un mínimo de 120 toneladas materia prima reciclable y en un año casi 50 mil toneladas, las cuales de existir una política del Estado, serían por demás suficientes para que todas las personas que hoy lo hacen de manera inhumana, mejoren esta condición.

Mientras el mundo entero repiensa cómo se va a delinear el futuro del trabajo, entre disyuntivas por las máquinas y los robots en reemplazo del hombre, en nuestra ciudad miles de personas no cubren sus necesidades básicas; niños y niñas se exponen a la basura a diario con significativos problemas de salud y al trabajo infantil y tenemos un basural a cielo abierto que es sumamente contaminante y creciente año a año.

* Quienes deseen contactarse con Suma de Voluntades pueden hacerlo a

suma.devoluntades@hotmail.com.

Comentá y expresate