Donald Trump reapareció este viernes en lo que fue su primera interacción con periodistas desde que se confirmara su derrota electoral ante Joe Biden, pero el todavía presidente de los Estados Unidos obvió una vez más conceder la victoria a su adversario y se abocó a la vacuna contra el coronavirus, que podría ser aprobada "muy pronto".

En medio de lo que fue una jornada de contagios y muertes por Covid-19 record en Estados Unidos, Trump aseguró desde el jardín de la Casa Blanca que "apenas" se apruebe la vacuna del laboratorio Pfizer "millones de dosis van a salir por la puerta" para llegar al público, informó la radio pública NPR.

La de Pfizer es la segunda vacuna contra el coronavirus que llegó a fase 3 en Estados Unidos (es decir que se está probando en miles de voluntarios) junto con la del laboratorio Moderna.

"En julio mi Administración llegó a un acuerdo con Pfizer para desembolsar US$ 1.950 millones para desarrollar la producción masiva y distribución de 100 millones de dosis, con la opción de adquirir 600 millones de dosis poco después. Nuestra inversión hará posible que Pfizer provea la vacuna sin costo", anunció Trump.

Sin embargo, NPR hizo notar que desde Pfizer negaron que el Gobierno federal de los Estados Unidos haya invertido fondos para el desarrollo de su vacuna contra el coronavirus.

Lo que sí hay es un acuerdo vigente para que Pfizer le entregue al Gobierno estadounidense un cargamento de vacunas potencialmente eficaces, anunciaron desde el laboratorio en un comunicado.

Pfizer anunció el lunes de esta semana que había desarrollado una vacuna contra el coronavirus que tuvo un 90% de efectividad en la fase 3 de su estudio. El ente regulador de drogas y alimentos de los Estados Unidos (FDA, sus siglas en inglés) pide que las profilaxis de este tipo tengan al menos un 50% de éxito.

Los resultados alentadores de la fase 3 y las cifras record de la pandemia en Estados Unidos (con 10.707.397 casos acumulados, de los cuales 244.169 resultaron fatales) impulsaron a Donald Trump a reaparecer para anunciar que "en abril como temprano la vacuna va a estar disponible para el público general, a excepción de lugares como el estado de Nueva York".

La aclaración de Trump fue, quizás, su último acto de retaliación retórica hacia un gobernador, en este caso, el de Nueva York, Andrew Cuomo, que cuestionó la rapidez con la que la FDA podría aprobar las vacunas que se están desarrollando en el país.

Entre las promesas de vacunas gratuitas de aplicación masiva y el "fin de hecho de esta parte de la pandemia", Trump nunca tocó el tema de las elecciones en Estados Unidos, que se celebraron el 3 de noviembre pasado y que ya están a 290 votos electorales para Joe Biden contra 232 para el actual mandatario.

Comentá y expresate