El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, expuso este miércoles ante la Comisión de Libertad de Expresión de Diputados en una causa por contrainteligencia y espionaje que involucra al fiscal Carlos Stornelli.

“Creo que los jueces tenemos la obligación de poner en conocimiento a la ciudadanía del contenido de una investigación de estas características”, sostuvo el magistrado.

Se trata de la causa por la que fue procesado con prisión preventiva el falso abogado Marcelo D’Alessio, acusado de presunta extorsión al empresario Pedro Etchebest en nombre del fiscal Carlos Stornelli, quien instruye la causa de los cuadernos.

Embed

Ramos Padilla destacó que apenas dictó el procesamiento de D’Alessio, la Bicameral de Inteligencia del Congreso le requirió información. “Se trata de documentos, archivos y legajos que tienen información sensible”, señaló.

“Voy a tomar todos los recaudos necesarios para preservar la investigación, la integridad y los datos reservados de las víctimas (de la supuesta organización de contrainteligencia); y no voy a hacer conclusiones sino voy a exponer la información recogida hasta el momento”, expresó en el arranque de su exposición.

El magistrado detalló que el empresario Pedro Etchebest denunció el 28 de enero pasado una “extorsión en curso”, que acompañó con 14 horas de audios, videos e imágenes, y formuló una querella en la que implicaba a un juez y a un fiscal en el pedido de dinero.

“Quiero decirles que nunca creí que un fiscal de la Nación pudiera estar pidiendo dinero a quien decía públicamente que era agente de la DEA”, aclaró, señalando que de todos modos la investigación estaba en curso, y detalló además que escucharon las 14 horas de grabaciones y dispusieron la intervención telefónica de Marcelo D’Alessio.

“En los pocos días que duró esa intervención telefónica, el teléfono de línea pudimos ver solo con 10 días de investigación varios hechos que nos daban cuenta de la posibilidad de que esta organización cometiera varios delitos de manera simultánea y de todo tipo”, comentó.

En esas conversaciones decía por ejemplo “yo no los quiero meter en cana a los chabones, yo los quiero hacer desaparecer”, a lo que D’Alessio decía: “Yo me dedico a estas cosas, yo me dedico a esto”.

Ramos Padilla advirtió que “lo cierto es que el caso que puede involucrar a un fiscal, no a uno solo, sino a varios, a un periodista, a un juez, es ínfimo… Lo que estamos viendo puede perjudicar las relaciones con Estados Unidos, con Venezuela, con Israel y con la República del Uruguay. Porque esta organización tuvo incidencia en distintos ámbitos de incumbencia de varios países”.

Por eso, agregó, “desde un primer momento fue intención de este juez de Dolores darle institucionalidad (a la causa); le reclamé al procurador general de la Nación que interviniera cuando la causa estaba en secreto de sumario; le pedí por favor que no quería inmiscuirme en las investigaciones que llevaba adelante el fiscal de la Capital, pero que tenía que avanzar en la averiguación de la verdad, y que era necesario determinar si este agente había participado en otras maniobras de espionaje judicial por ejemplo. No tuve la respuesta esperada”.

Fuente: Parlamentario

Comentá y expresate