Durante los primeros días de marzo de 2020, debido a la pandemia, Khabane Lame perdió su trabajo como obrero en la ciudad de Chivasso, en el norte de Italia. A raíz de ello, tuvo que volver a vivir con su familia en un modesto apartamento.

Sus padres, senegaleses, lo veían pasar horas todos los días publicando videos en TikTok en vez de buscar otro trabajo como le habían dicho. Bajo el nombre de Khaby Lame, el joven de 21 años se volvió viral con sus reacciones a videos absurdamente complicados que mostraban formas curiosas de realizar tareas simples, como cortar una banana o utilizar un dispositivo para ponerte los zapatos, entre otros.

Sus videos lo mostraban reaccionando sin palabras y mostrando formas fáciles de entender la realización de la misma tarea de manera más sencilla. Además de sus cortos, sus seguidores aman el clásico movimiento que realiza, extendiendo los brazos como diciendo “voilà”y ofreciendo un expresivo giro de ojos o un movimiento de cabeza. Fueron este tipo de clips que lo catapultaron al estrellato mundial.

Hoy en día cuenta con más de 65.6 millones de seguidores en TikTok y contando.Si continúa adquiriendo seguidores al ritmo actual, o cerca, se convertirá en el creador más seguido en la plataforma, superando a Charli D’Amelio, de 17 años, que cuenta con 116 millones de seguidores.

Según Samir Chaudry, fundador de The Publish Press, “Su contenido casi desacredita o se burla de las tendencias sobreproducidas que ocurren en las redes sociales, ya sean trucos de vida u otras cosas por el estilo”. “Casi representa esta autenticidad sobre la producción. Creo que es muy atractivo a gran escala para la gente, esta sensación de que alguien no se esfuerza demasiado, es algo que se siente auténtico “, comentó a The New York Times.

Lame es diferente a cualquier otra estrella de la plataforma. Sus videos no son producciones pulidas y calculadas como las sus competidores ni encontró el éxito uniéndose a una grupo de tiktokers, o comprando seguidores o visitas. Su ascenso fue completamente natural y por su cuenta, por la viralización de sus videos.

Aunque Lame es conocido internacionalmente como el tiktoker italiano, no es ciudadano de Italia. Carecer de la ciudadanía, a pesar de vivir en el país desde que tenía un año de edad, asistir a una escuela italiana y ser fanático de la Juventus, está “definitivamente mal”, se queja, pero al mismo tiempo afirma: “Sinceramente, no necesito un papel para definirme como italiano”y agregó que su falta de pasaporte nunca le trajo ningún problema. “Al menos hasta ahora”.

Comentá y expresate