Informaciones conocidas este viernes confirman que la orientación sexual no influye a la hora de contagiarse de la viruela del mono, como se había señalado en los primeros días. Si especifica el diario ABC de ESpaña, que el brote de esta enfermedad, al que se le atribuyen ya siete casos positivos y 28 en estudio en Madrid, ha afectado considerablemente a hombres.

Para la directora de Salud Pública de la Consejería de Sanidad de Madrid, Elena Andradas, el foco de contagio de la viruela del mono podría estar en las sesiones de 'chemsex' a las que asistieron algunos de los varones afectados. Esta práctica se ha extendido mucho en el último tiempo, principalmente entre hombres.

Viruela del Mono_2.jpg
UNa persona afectada por la viruela del mono.

UNa persona afectada por la viruela del mono.

¿Qué es el 'chemsex' y en qué consiste?

El 'chemsex' es un término que nace de la combinación de las palabras 'chemical' (química) y 'sex' (sexo) y que se refiere al uso intencionado de drogas psicoactivas con el objetivo de potenciar las relaciones sexuales y desinhibir a la persona.

Esta práctica se realiza generalmente entre hombres que mantienen relaciones entre sí. Son reuniones se celebran diariamente en muchos puntos de las ciudades, ya sea en pisos privados o en locales especializados en estas prácticas, donde se consumen estupefacientes.

Algunas aplicaciones de citas como Grindr o Scruff se han convertido en la herramienta perfecta para extender estas prácticas sexuales.

¿Qué drogas se emplean en el 'chemsex'?

El consumo de drogas es una de las características principales del 'chemsex', que trata de optimizar el sexo a través de los estupefacientes. Sin embargo, no todas las drogas se emplean en estas prácticas, sino que priman aquellas que son alucinógenas y/o estimulantes.

Entre las más utilizadas para mantener relaciones sexuales en estos grupos se encuentran la mefedrona (mefe), la metanfetamina (tina) y el GHB (también conocido como extasis líquido), que pueden afectar directamente a las experiencias sexuales.

Por otra parte, algunas como el MDMA, popper, cocaína o fármacos para la disfunción eréctil (tadalifo y sineldafilo) también se han empleado usualmente en estas orgías.

Riesgos principales del 'chemsex'

El uso de este cóctel de drogas comenzó a ser documentado hace poco más de una década en Estados Unidos y tardó poco en extenderse hasta Europa y Reino Unido. Su práctica, en general, se ha acabado asociando a grupos de hombres de buena posición social.

El 'chemsex' acarrea multitud de riesgos para aquellos usuarios que lo practican con asiduidad.

Entre ellos, destacan los que se asocian al uso de estas drogas, como puede ser caer en posibles adicciones, o las sobredosis en casos extremos; los descuidos en la protección durante el sexo; y las problemas que implica para el tratamiento antirretroviral en las personas con VIH positivo.

De hecho, los datos reflejan que entre el 29% y el 37% de los hombres que lo practican es VIH positivo. Por ello, los expertos alertan de que más del 90% de las personas que padecen alguna enfermedad de transmisión sexual tuvieron sexo bajo los efectos de las drogas.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate

Lo último

Encuesta

¿Estás de acuerdo con anular la resolución del CGE que prohibía calificar con menos de 4 en escuelas?

55.98% Estoy de acuerdo
44.02% Estoy en contra
Total 6752 votos

Las Más Leídas