"¿'Skere' qué sería?". La pregunta es de Marcelo Tinelli, con el agua casi hasta las rodillas, rodeado de los piletones en los que los participantes de "Bailando por un sueño" nadan el aquadance de cada año. Ese cameo lingüístico en pleno prime-time televisivo es una señal: la palabra se abre paso. Crece.

Embed

La cosa es así: como alguna vez, hace no mucho tiempo, ocurrió con expresiones como "ah re" o "A.T.R." -que viene de "a todo ritmo"- "skere" es una nueva palabra que circula entre adolescentes para, en general, rematar una frase. Es el resultado fonético de la deformación de la expresión en inglés "let's get it", que se traduce como "vamos a conseguirlo".

En nuestras pampas, se dice "skere" cuando se quiere significar que algo está saliendo bien o que va a pasar algo bueno. Un ejemplo: "Esta noche salida con amigos, ¡skereee!". Es que, cuanto más euforia le produce a quien enuncia el plan que tiene entre manos, más "e" lleva al final la palabra importada.

2.jpg
ahora.com.ar/adjuntos/226/imagenes/002/534/0002534915.jpg?0000-00-00-00-00-00" alt="" id="6080606-Libre-2009025826_embed" />

Para ocupar un espacio cada vez más grande, y en años en los que las imágenes copan la escena central de la vida cotidiana, "skere" tiene apoyo gestual. Para interpretarla bien, para significarla completa, conviene acompañarla con los dedos de una mano haciendo cuernitos, y si esa mano cubre la cara, aún mejor. Alcanza con escribir "skere" en el buscador de gifs de Instagram -la red social que más usan los adolescentes, donde la palabra se utiliza como hashtag en fotos en las que muestran, por ejemplo, reuniones con amigos- para que aparezca una manito que hace cuernos animada. En esa misma red social y mientras miran las nuevas olas, los que tienen de treinta para arriba usan el hashtag para compartir alguna foto en la que, con nostalgia, intentan imitar los gestos con los dedos y la actitud de los más jóvenes.

Esos cuernitos asociados a la palabra fueron popularizados especialmente por Duki, el intérprete de trap más popular de la Argentina, que hace algo más de un mes fue tapa de la revista Rolling Stone, que este viernes llenó el Luna Park de chicos que recitan sus letras y que tiene videos en YouTube que superan las 60 millones de reproducciones.

Si usted se está preguntando qué es el trap, este es su párrafo: se trata de un género musical que despuntó en el sur de Estados Unidos durante los años 90, influenciado sobre todo por el rap y el hip-hop, pero que en general frasea un poco más lento. Y que se apoya en el auto-tune, un procesador de audio que altera las voces y que, a veces se usa para corregir errores de afinación, y otras, para inventar algo nuevo. En los últimos años, en Latinoamérica en general y en Argentina en particular, el trap se volvió especialmente popular entre los adolescentes.

Lil Pump, un músico de trap que vive en Miami y desciende de colombianos, publicó este mismo año una canción llamada "ESSKEETIT": el video ya fue visto 321 millones de veces en YouTube. Tal vez algo de esa expresión haya puesto rumbo Sur hasta captar los oídos de quienes escuchan -y componen- trap en la Argentina, para que el término encontrara su versión local y para que el mayor referente vernáculo del género lo reprodujera.

Change.org, la plataforma web en la que se inician petitorios de todo tipo, alberga uno que viene al caso: hay chicos que juntan firmas (virtuales) para que los desarrolladores del videojuego Fortnite, de los más populares entre chicos y adolescentes, incorpore el gesto y la expresión "skere" como uno de los bailes que hacen sus personajes.

Esté atento: en la calle, en redes sociales, en petitorios inesperados, en el Luna Park y en uno de los programas más vistos de la televisión argentina, se escucha, cada vez más fuerte, "skere". Esa rara palabra nueva.

Fuente: Clarín

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate