En noviembre de 2017 se vivieron tensos momentos en la zona de carribares de Paraná, cuando la Municipalidad llegó hasta el lugar y removió puestos con palas y grúas.

Desde la comuna explicaron que existía una apropiación ilegal del lugar, y que además había un trabajo con los puesteros que sería de planificación para la localización de los carribares.

El 1 de febrero de 2018, nuevamente la comuna volvió al lugar para terminar de retirar lo que quedaba de los puestos. Sin embargo, uno de ellos, continúa en pie, con una medida judicial de por medio que definirá si puede o no quedarse funcionando en el lugar.

Embed

Comentá y expresate