Tensión, ansiedad y desesperación se vivía en los momentos previos al comienzo del segundo tiempo en el partido ante Nigeria. Una catarata de emociones que, al menos adentro del campo de juego, no pudo repercutir debido a la fortaleza mental de los jugadores. Pero antes de salir a disputar los últimos 45 minutos de la fase de grupos, Messi hizo uso de su rol de capitán y encaminó al equipo con sus palabras.

"Se acercó a nosotros y nos dijo que nos tranquilizáramos y que no nos sintiéramos estresados", declaró Marcos Rojo, revelando lo que hasta ahora era un misterio. El diez también pidió que "no se desordenen" y jueguen a un toque, "siempre para adelante".

"Estábamos nerviosos y ese mensaje nos ayudó mucho y a mí, personalmente, me dio un gran impulso de confianza", añadió el ex Estudiantes de La Plata, que marcó el gol definitorio.

Además, el defensor que no sólo será recordado por su rabona en Brasil 2014, agregó: "Es nuestro capitán y es el mejor capitán del mundo, fue increíble marcar ese gol. Antes les había dicho a todos que era a vida o muerte." El actual jugador del Manchester United también destacó: "me dijo que corriera hacia adelante. Incluso a Mascherano. Les dijo a todos que atacaran sin importar nada. Realmente leyó el juego y se arriesgó. Es un líder. Lo mejor", publicó TyCSports.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate