Como sucede en Argentina desde 1960, en agosto se celebra el Día del Niño. La única variante desde entonces es el domingo elegido para festejarlo, que se modifica de acuerdo a las necesidades del mercado. En ese contexto, desde un tiempo hasta la fecha, el tercero del mes fue el más elegido en nuestro país. Según el calendario de 2018, cae el 19 de agosto.

En rigor, el origen data de 1956, tras una recomendación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que todos los países celebraran el Día Universal del Niño en la fecha que consideraran conveniente. El organismo eligió el 20 de noviembre, en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño de 1959.

"Se recomienda que, a partir de 1956, se instituya en todos los países un Día Universal del Niño que se consagrará a la fraternidad y a la comprensión entre los niños del mundo entero y se destinará a actividades propias para promover los ideales y objetivos de la Carta, así como el bienestar de los niños del mundo, y también a intensificar y extender los esfuerzos de las Naciones Unidas a favor y en nombre de todos los niños del mundo", decía un fragmento de la Resolución 836 (IX) de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

En Argentina, se celebró el primer domingo de agosto hasta que en 2003, por pedido la Cámara del Juguete, se trasladó el segundo. Desde 2013, también por otra solicitud de la misma entidad, la fecha pasó al tercero del mes.

Fuente: La Nación.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate