Se presentó este miércoles el proyecto de la "Ley Justina", en nombre de la chica de 12 años que falleció en noviembre del año pasado esperando un transplante de corazón. La iniciativa es impulsada por el senador Juan Carlos Marino y los padres de Justina, y busca modificar y mejorar la actual legislación para la donación de órganos.

Uno de los cambios principales que promueve el proyecto, según contó a Pablo Galeano, vocero del senador Marino, es que los familiares de quienes son donantes de órganos no tendrán que dar ninguna autorización para que se realice la donación.

Por el momento, un donante, aunque sea mayor de 18 años, no puede donar sus órganos hasta que su familia lo aprobara. Galeano explicó que muchas veces las donaciones no se realizan porque la familia impidiendo el proceso.

El proyecto implicaría un cambio de paradigma en lo que hace a la donación de órganos, ya que plantea que todas las personas, a priori, sean posibles donantes. Quienes no quieren serlo deberán anotarse en un registro para darse de baja.

Galeano recordó en ese sentido que países como España, Estados Unidos y Nueva Zelanda también disponen de este tipo de legislación en materia de donación de órganos, publicó La Nación.

Comentá y expresate