Con pancartas y gritos de consignas las marchas han salido desde diferentes puntos de San Salvador. A tempranas horas algunos manifestantes denunciaron bloqueo por parte de las autoridades.

Miles de salvadoreños participan en la marcha de este 15 de septiembre en la que se protesta contra las medidas inconstitucionales tomadas por el gobierno de Bukele y la nueva Asamblea Legislativa que domina el oficialismo.

Las políticas más polémicas del presidente son, entre otras, su intención de buscar la reelección presidencial - lo cual no está permitido por la actual Constitución-, una reforma que eliminaría a un tercio de los jueces del país y la entrada en vigor del bitcoin como criptomoneda de circulación legal.

Las marchas partieron desde la Universidad de El Salvador y marcharan hasta finalmente concentrarse el la Plaza Morazán, una de las plazas centrales de la capital salvadoreña.

A pesar de no ser la primera manifestación contra las políticas de Bukele, las anteriores no habían sido lo suficientemente significativas.

"Marchamos contra el militarismo y el alto costo de la vida. Por eso decimos no a la dictadura, no a la reelección, no al Bitcoin”, dicen algunas agrupaciones manifestantes.

En varias de las zonas donde se concentraban los manifestantes se denunciaron bloqueos que impedían las marchas y también denunciaron la presencia de infiltrados.

La convocatoria a las marchas había iniciado algunos días atrás, luego de que la manifestación contra la implementación de la Ley Bitcoin no tuviera demasiada relevancia.

El periódico opositor, El Diario de Hoy, publicó en su portada del 15 de septiembre la sentencia: "La República está bajo amenaza" y que está en riesgo la división de poderes.

Embed

El presidente Bukele todavía no se pronunció sobre el asunto e intenta desviar la conversación a la supuesta reactivación de la aplicación digital “Chivo Wallet”, financiada con fondos públicos para transacciones con bitcoin, e incluso anunció la apertura de la vacunación gratuita contra el Covid-19 a niños entre 6 y 11 años, algo que ya fue objetado por la asociación de pediatras de El Salvador por considerar que “no hay datos de eficacia suficientes para respaldar la decisión” presidencial.

Por ahora, la única comunicación oficial del gobierno es que el presidente hablará en una cadena nacional de radio y televisión a las 8 de la noche (hora local).

Comentá y expresate