Las concejalas Ana Ruberto, Luisina Minni, Fernanda Facello Gerez y Susana Farías, del Frente Creer Entre Ríos, presentaron un proyecto a través del cual plantean la implementación de una capacitación obligatoria en perspectiva de género y violencia contra las mujeres en el marco del curso teórico-práctico de educación para la seguridad vial.

La iniciativa alcanza a todas las personas que tramiten el carnet de conducir por primera vez, aquellas que quieran incorporar categorías especiales, quienes renuevan su licencia con un vencimiento mayor a los noventa días o quienes deben hacerlo de manera total.

El proyecto replica una ordenanza aprobada en la ciudad de Rosario y que hoy es tendencia nacional, que establece como requisito para la obtención del carnet la realización de un curso de formación de conductores. Las concejalas incluso tomaron contacto con Norma López, autora de aquella iniciativa, para conocer detalles de cómo se han ido implementando los cursos y la recepción que tuvo entre los ciudadanos y ciudadanas; y luego le llevaron la propuesta al Secretario de Transporte municipal.

Además, se inscribe en las políticas con perspectiva de género que vienen impulsando desde el Concejo Deliberante y otras que ha llevado adelante la administración encabezada por el intendente Adán Bahl, que apuntan, desde una mirada transversal, a erradicar la violencia de género y la discriminación a la mujer y las disidencias en todas sus formas.

“El ámbito del tránsito y la vialidad no son ajenos a la reproducción de estereotipos y conductas que reafirman y refuerzan la violencia de género, la discriminación contra la mujer y el colectivo LGBT+, y es nuestra responsabilidad trabajar en la actualización e implementación de políticas tendientes a la obtención de la igualdad de género, la asistencia y la contención necesaria para estas personas”, resaltaron las concejalas.

En ese marco es que plantean la realización de un curso de capacitación obligatoria en perspectiva de género cuando tramitan la licencia de conducir, “en ese momento el Estado Municipal tiene la oportunidad de llegar a una gran cantidad de mujeres y varones y, por lo tanto, tiene la posibilidad de dialogar con ellos y brindarles conocimientos profesionales en lo que respecta a la perspectiva de género y el acceso a derechos para toda la ciudadanía”.

Desde allí es que las concejalas paranaenses plantean que el objetivo es transversalizar la perspectiva de género en el diseño e implementación de políticas públicas en la ciudad de Paraná; visibilizar y analizar las desigualdades entre los géneros; promover el acceso a la información profesional en temática de perspectiva de género y violencia contra la mujer; la eliminación de todo tipo de violencia y conductas de discriminación contra la mujer e identidades disidentes; la eliminación de estereotipos de género y conductas similares en el ámbito de la educación y la seguridad vial; y establecer nuevos códigos de convivencia basados en la igualdad y el respeto mutuo de los ciudadanos y ciudadanas.

También hicieron hincapié en que “la implementación de un curso obligatorio en materia de género no tiene un carácter punitivo, sino que, por el contrario, apunta a mejorar la convivencia entre los ciudadanos y ciudadanas mediante la incorporación de una mirada igualitaria entre varones, mujeres e identidades disidentes que permita mejorar los tratos cotidianos” y “es fundamental que las personas que tramitan su licencia de conducir puedan conocer e informarse de manera integral sobre estas temáticas y problemáticas que nos plantean verdaderos desafíos como sociedad para los tiempos que corren”.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate