Un hombre que circulaba por la autopista Rosario-Santa Fe este miércoles presenció el momento en que presos descendían de un micro del Servicio Penitenciario e intercambiaban tiros con el personal policial, para luego fugarse. Se escaparon nueve, capturaron tres y hay seis que permanecen prófugos.

Ángel es el hombre que circulaba con su auto en el corredor mano a Santa Fe. “Estoy con la piel de gallina”, aseguró conmocionado. “Veo que de un colectivo empezó a bajar gente, pensé que se había averiado. Después vi que se bajaban unos pibes y empezaron a correr para el lado de la cuneta, también bajaron policías y empezaron a los tiros“, relató.

Los presos que se encontraban dentro del colectivo del Servicio Penitenciario huyeron hacia el lado de la banquina. Otros testigos que se comunicaron con Aire de Santa Fe afirman que, hacia el sector oeste, dos vehículos los esperaban.Sin embargo, el fiscal Marcelo Maximino confirmó que la principal hipótesis es que los autos a los que los presos accedieron fueron robados por ellos mismos al momento del escape.

Según el comentario de Ángel, uno de los reos se encontraba detrás del colectivo con dos armas de fuego y le propinaba disparos a un efectivo policial, quien por estas horas se encuentra hospitalizado y fuera de peligro.

Pese a su asombro e incertidumbre, el testigo detuvo su marcha unos cien metros después de haber pasado al micro, y decidió descender para saber qué es lo que estaba sucediendo. Una persona que pertenecería al Servicio Penitenciario y que se encontraba junto al colectivo, esclareció el hecho a Ángel. Aparentemente, un desconocido subió al micro en medio de la Autopista, armado y con gas pimienta. Pero el fiscal Maximino desacreditó esta versión.

Extrañado, Ángel concluyó: “¿Cómo puede ser que un colectivo del Servicio Penitenciario no circule con custodia policial?”. “La persona que permitió esto los mandó al muere a los chicos del Servicio”, agregó en diálogo con Aire de Santa Fe.

Aparecen en esta nota:

Comentá y expresate